Te mostramos algunos de los descubrimientos científicos

Te mostramos algunos de los descubrimientos científicos

Los científicos han encontrado muchas cosas enterradas y guardadas en el hielo. Algunas de estas cosas son más extrañas que otras. Además, algunos de ellos son tan extraños que realmente nos dejan con la mente confundida.

Si bien muchos de estos descubrimientos son generalmente criaturas lanudas, preparadas y listas para el ambiente ártico, otras son inexplicablemente extrañas. Estos son algunos de los descubrimientos más misteriosos y emocionantes en los mundos congelados del extremo norte y sur. Las imágenes que estamos a punto de descubrir solo probarán hasta qué punto nuestro mundo aún es desconocido para nosotros…

 Faro congelado

A veces el frío se vuelve tan intenso que congela la arquitectura circundante. Este es en realidad un fenómeno común en Michigan, lo cual es bastante sorprendente. Este faro en particular es uno de esos objetos hechos para sucumbir al frío y el frío no ha dejado pasar la oportunidad.

Su escalera de caracol está claramente congelada y probablemente sea poco práctica. Si alguien tuvo que llegar a soportar este terrible frío, imaginanos que tal vez un poco de whisky lo habrá ayudado a vencer al frío. De cualquier manera, este misterioso faro tuvo que lidiar con temperaturas de congelación realmente extremas. Además, si esto fuera algo más, seguramente estaría muerto. ¡Gracias a Dios que este faro no es un ser vivo!

Cerebro gigantesco

Una de las cosas más extrañas que los científicos han encontrado en el hielo es el cerebro de un mamut lanudo. Ahora, estos no son cerebros que te gustaría comer (sé lo que estabas pensando). Sin embargo, este mamut no se encontró en un parche de hielo, sino en el permafrost abandonado de la costa del mar de Laptev.

Hasta la fecha, es una de las únicas especies de mamuts preservadas con un cerebro intacto. El espécimen tiene alrededor de 39.000 años, lo que hace que el descubrimiento sea aún más espectacular. Desafortunadamente, el pequeño mamut era solo un niño de seis a nueve años. Tal vez precisamente por haber tenido una corta vida es que estos científicos pudieron hallarlo. 

El zorro congelado

A veces, los animales que los científicos encuentran en el hielo son más contemporáneos, y eso tiene sentido: los animales modernos pueden congelarse en el hielo, al igual que los que existían en ese momento.

Este es también el caso de ciertos zorros. En otras palabras, su amabilidad no fue suficiente para evitar que se congelara en las aguas heladas de las condiciones árticas en las que se encontraban. Esta bestia en particular fue encontrada por un cazador en un lago alemán. Este espécimen en particular no fue el primero encontrado por este cazador. También afirma haber encontrado un ciervo salvaje y un jabalí antes que a este zorro. Ahora, no sabemos si esto es cierto, pero lo que sí sabemos es que el zorro se exhibe en un hotel alemán. ¡Que sirva de advertencia a los peligros del hielo!

¿Viviendo en el hielo?

A veces, las cosas que los científicos encuentran en el hielo ni siquiera están muertas. A veces, estos descubrimientos no son el resultado de incidentes congelados, sino más bien cambios normales en el entorno.

Algunos caimanes, por ejemplo, pueden sobrevivir en el hielo durante un invierno completamente helado y peligroso. Por alguna razón, su fisiología les permite preservar sus órganos internos en aguas heladas y heladas. Donde tú o yo pudiéramos sucumbir a la congelación y morir, entonces un cocodrilo podría prosperar, o al menos sobrevivir. Este estado de hibernación temporal les permite experimentar estas condiciones caprichosas. Si tan solo pudiéramos hacer lo mismo.

Aviones sobre hielo

Entre las otras cosas extrañas que los científicos han descubierto en el hielo está la tecnología estrellada. Aunque no es viejo, esta tecnología es ciertamente una sorpresa. Supuestamente perdidas, estas cosas a veces tienen una forma particular de ser encontradas.

En 1952, por ejemplo, un avión militar con destino a Anchorage, Alaska, se estrelló contra un glaciar cercano. El accidente mató a 41 pasajeros y 11 miembros de la tripulación. Pero debido a que las condiciones eran tan peligrosas (como es el caso de los glaciares), la policía y los rescatistas no pudieron recuperar ninguno de los restos. El glaciar tardó otros 50 años en retirarse lo suficiente como para que se produjera una misión de rescate. Desafortunadamente, no quedaba nada para salvar, excepto un viejo e inútil avión accidentado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *