Marchan mujeres por las miles de desaparecidas y violentadas en Veracruz

Marchan mujeres por las miles de desaparecidas y violentadas en Veracruz

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y ante la ola imparable de violencia contra las mujeres que habitan este estado, por las miles de desaparecidas, violadas, acosadas, entre otros muchos delitos que se cometen contra ellas; en Xalapa se llevó a cabo una protesta en la que se registraron varios conatos de bronca entre las manifestantes y los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
El contingente fue encabezado en esta ocasión por los grupos de colectivos de familiares de personas desaparecidas, en particular la madre de Sandra Jeniffer Giraldi Hernández, la señora Graciela Hernández, quien reiteró su exigencia de justicia, pues a pesar de que detuvieron al presunto secuestrador de la estudiante, no está en prisión, sigue su proceso en libertad.
A la altura del monumento a la Madre, las inconformes se detuvieron para hacer algunas pintas y hacer un pase de lista de apenas unas cuantas de las miles de madres, hermanas, hijas que están desaparecidas por la violencia imparable en Veracruz.
Como en otras ocasiones, el contingente fue encapsulado a lo largo de la marcha por la avenida Manuel Ávila Camacho, por los elementos de Seguridad Pública, lo que provocó varios conatos de bronca sin que pasaran a mayores.
Al llegar a la torre de Seguridad Pública, las mujeres hicieron pintas, golpearon ventanas, rompieron cristales con martillos, con bates, palos, todo lo que tenían a la mano, por lo que la respuesta de la dependencia fue lanzando gases para disuadir su presencia.
Más adelante, en Palacio de Gobierno, se presentó una situación similar y comenzaron a lanzar todo tipo de proyectiles contra los uniformados, quienes buscaron en todo momento resguardar la integridad del inmueble.
Fueron más de 2 horas en las que las mujeres gritaron y exigieron justicia por ser víctimas de violencia en sus diversas modalidades, por los feminicidios, las desapariciones, las agresiones sexuales y las muchas violencias que enfrentan las mujeres sin que los gobiernos tengan políticas públicas efectivas para combatir los índices delictivos.
El reclamo sigue siendo el mismo: ¡Justicia!, ¡Justicia!, ¡vivas se las llevaron, vivas las queremos!, ¡el Estado opresor es un macho violador!
La marcha era apartidista, pero Ana Miriam Ferráez, diputada local de Morena no se percató del mensaje que se quería dar o si lo hizo, fue consciente de que protestó contra el Estado opresor que encabeza el partido en el que ahora milita.
Fue al inicio de la marcha cuando las mujeres repudiaron su presencia y le preguntaron si ahora ya no le daba asco Andrés Manuel y acto seguido le dijeron que se marchara porque era diputada de “chocolate”.
En todo momento personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, incluida su presidenta, Namiko Matzumoto Benítez, cuidaron que a lo largo de la marcha no hubiera abusos de parte de la policía, aunque en esta ocasión una que otra de las representantes del organismo sufrió la agresión de los elementos uniformados.


Veracruz se ubica en los primeros lugares a nivel nacional por el número de desaparecidas, feminicidios, extorsiones, secuestros, violencias de todo tipo y no podía pasar desaparecida la fecha para recordarle al Estado el trabajo que no ha hecho: protegerlas y proponer estrategias asertivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *