El calvario de una madre por falta de una atención adecuada y medicamentos en los hospitales públicos

El calvario de una madre por falta de una atención adecuada y medicamentos en los hospitales públicos

El pequeño Leonardo Daniel Cabrera Hernández, de 5 años de edad, necesita del apoyo de la sociedad veracruzana, para que se le pueda practicar una cirujía, debido a que nació con una criptorquidia bilateral, es decir, no bajaron sus testículos.
Lamentablemente, desde que nació la falta de una buena atención médica por parte de los especialistas del Centro de Alta Especialidad “Dr. Rafael Lucio” y la falta de medicamentos, ha hecho que sus padres anden peregrinando de un nosocomio al otro y de un especialista a otro, porque nació con ese mal que se pudo haber corregido a los 15 días de nacido, luego por haber contraído un virus y posteriormente porque una diarrea mal atendida le provocó una grave desnutrición.
Su madre, Karen Hernández Alonso, explicó que hace un año sufrió una encefalitis viral y a raíz de esto ha estado hospitalizado y en terapia intensiva para ser tratado, tras diversas convulsiones.
Después de muchos días de análisis y esperando un diagnóstico, le dijeron que tenía una encefalitis autoinmune y fue a través de ampolletas de inmunoglobulina como logró estabilizarse.
Sus padres han padecido la burocracia y hasta la falta de sensibilidad de médicos y enfermeras durante su internamiento, pero al llegar por fin a un diagnóstico y tratamiento, apareció la pandemia por Covid-19 y la atención fue retirada.
“Él tomaba seis medicamentos para sus convulsiones, los estudios los costeamos nosotros. El hospital (Centro de Alta Especialidad) nunca nos apoyó en medicamentos, nos decían: no los tenemos y todo lo teníamos que comprar nosotros”, indicó.
Es por ello que este lunes pidió el apoyo a través de los medios de comunicación para continuar dándole sus medicinas y poder realizar la cirugía que requiere para sus testículos.
“El pediatra nada más me cobra 40 mil, ya abarca dos pediatras acompañantes, el anestesiólogo y su ayudante, además me cobran las horas de hospitalización, las horas de quirófano, los aparatos que vaya a ocupar el doctor y el medicamento. Esa totalidad no sé cuánto va a ser hasta que el niño salga del quirófano”, indicó.
Explicó que el problema de la criptorquidia bilateral debió haber sido atendida a los 15 días de nacido y que los testículos descendieran, pero un mal diagnóstico ha traído al pequeño durante sus cinco años de vida en varios hospitales y con muchos médicos especialistas.
Mencionó que el cirujano pediatra del CAE sabía que no se le veían con ultrasonido y aún así, a los 3 años, lo intervino y aunque en un primer momento ofreció hacer una cirugía laparoscópica, tomó la decisión de hacerlo manualmente, pero no encontró sus testículos porque requería de una cámara.
Lamentablemente por la falta de una atención oportuna, ahora sus testículos podrían estar atrofiados y podría convertirse en un tumor y a la larga en un cáncer.
El pequeño Leonardo Daniel lamentablemente ha sufrido las consecuencias de la encefalitis, por lo que su madre, además de luchar para tratar su problema testicular, tiene que llevarlo con diversos especialistas porque la encefalitis pudo haber afectado su audición y su visión, toma muchos medicamentos para evitar las convulsiones lo cual también ha dañado su estómago y tiene que acudir con el gastroenterólogo.
Para cualquier aportación que se quiera dar, su madre dio el número de teléfono 2281219618 e informó que para poder ayudarse ella vende postres, pasteles y hace venta por catálogo de diversos productos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *