Descubren opulento edificio de la era del Segundo Templo cerca del Kotel

Descubren opulento edificio de la era del Segundo Templo cerca del Kotel

Los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel han desenterrado lo que pudo haber sido un edificio del ayuntamiento de 2.000 años de antigüedad, a unos cientos de metros de su contraparte moderna, durante las continuas excavaciones bajo la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Nuevos caminos en los túneles del Muro Occidental proporcionan una segunda vida a la antigua Jerusalén subterránea

Restos del magnífico edificio de 2000 años de antigüedad recientemente excavado y que se abrira al publico como parte del Tour de los tuneles del Muro Occidental en la Ciudad Vieja de Jerusalen. (Yaniv Berman / Autoridad de Antigüedades de Israel)

La gran estructura es una nueva característica del renovado Tour de los Túneles del Muro Occidental, que permite a los turistas visitar la ciudad milenaria que existe en una distorsión del tiempo bajo la próspera capital de hoy.

“Este es, sin duda, uno de los edificios públicos más magníficos del período del Segundo Templo que se haya descubierto fuera de los muros del Monte del Templo en Jerusalén”, dijo la directora de excavaciones, Dra. Shlomit Weksler-Bdolach, en un comunicado de prensa de la IAA el jueves.

Construida alrededor del año 20 d.C., la estructura de la era romana se encontraba frente a una calle principal que conducía al Monte del Templo y se usaba como triclinio, o comedor, para miembros notables de la sociedad en su camino al culto, según el comunicado de la IAA. Originalmente construido con una fuente de agua ornamentada y capiteles corintios decorativos, el impresionante edificio experimentó una serie de cambios estructurales en sus 50 años de uso antes de la destrucción del Segundo Templo en el 70 EC.

La estructura masiva pronto estará abierta al público como parte del Tour de los túneles del Muro Occidental, que se ha rediseñado para crear diferentes caminos y experiencias, basados en varias rutas nuevas que atraviesan miles de años de historia, a través del uso moderno de parte de los túneles como salas de oración y eventos.

Según Weksler-Bdolach, originalmente los arqueólogos habían pensado que el “ayuntamiento” se construyó durante el período hasmoneo anterior. Ubicado al oeste del Arco de Wilson, justo al lado del pabellón de oración para hombres en el Muro Occidental, Charles Warren descubrió y documentó una de las cámaras en el siglo XIX. Otros arqueólogos también estudiaron la sala en el siglo XX.

Sin embargo, después de subir algunos de los pisos antiguos y realizar la datación por carbono-14 en materiales orgánicos de la base del edificio, además de descubrir monedas y tiestos de cerámica, los arqueólogos ubican el marco de tiempo del opulento edificio en no antes del año 20 d.C. Señaló que dado que el sitio está solo parcialmente excavado, para preservar otros importantes estructuras subterráneas de otras épocas: es más difícil fecharlo y estudiarlo con precisión. “Cada edificio es importante; no podemos desarmar todos los edificios”, dijo.

Lo que sí saben los arqueólogos es que durante sus 50 años de ocupación, dijo Weksler-Bdolach, la gran estructura pública se separó en tres espacios diferentes, se dejó de usar la fuente y se agregó lo que parece ser un baño ritual o mikve justo antes de la destrucción de Jerusalén.

A pesar de la clara influencia romana en la arquitectura de la estructura, Jerusalén en ese momento todavía era una ciudad culturalmente judía, dijo Weksler-Bdolach. Las decoraciones descubiertas en los espacios, una cornisa esculpida con pilastras (pilares de soporte planos), no incluían imágenes talladas, prohibidas por la Torá.

Dijo que la sala probablemente fue utilizada por funcionarios de la ciudad, en lugar de los del Templo, que querían impresionar a sus invitados.

“Los visitantes del sitio ahora pueden imaginar la opulencia del lugar: las dos cámaras laterales servían como salas de recepción ornamentadas y entre ellas había una magnífica fuente con agua brotando de tuberías de plomo incorporadas en medio de los capiteles corintios que sobresalían de la pared”, dijo Weksler-Bdolach en el comunicado de prensa.

Todavía hay varios acertijos por resolver alrededor del edificio. Por un lado, ¿cuál era la fuente de agua para la fuente? Weksler-Bdolach se rio y dijo que esa es la “pregunta del millón de dólares”, pero la hipótesis de trabajo de los investigadores es que, dado que probablemente se habría utilizado agua limpia y dulce, se llenaba a mano a través de un intrincado sistema de tuberías de agua con plomo. La fuente, dijo, probablemente solo se usó para causar sensación con VIP especialmente importantes.

Dos ciudades “vivas” en paralelo

Para llegar al Tour de los túneles del Muro Occidental, los visitantes descienden por debajo de la ruidosa y viva Jerusalén y retroceden en el tiempo, ingresando a una antigua ciudad subterránea bien conservada.

“En Jerusalén hay varias ciudades debajo de la ciudad”, dijo Weksler-Bdolach, “especialmente debajo de la Ciudad Vieja“.

Según Shajar Puni, arquitecto del Departamento de Conservación de la Autoridad de Antigüedades de Israel, una de las características interesantes y únicas de la antigua Jerusalén es que muchas secciones enteras quedaron completamente intactas bajo tierra.

En la mayoría de los casos, la nueva construcción se realizó sobre estructuras más antiguas, dijo, con techos abovedados que sirven como bases de construcción y cámaras aún intactas debajo utilizadas como sótanos o cisternas, o incluso espacios de vida escondidos.

Ahora, con los caminos redirigidos, dijo Puni, los visitantes pueden experimentar diferentes elementos, períodos de tiempo y propósitos de la ciudad subterránea. Por ejemplo, los turistas puramente interesados en la arqueología antigua ya no rozarán las salas de oración de hoy, y viceversa.

“Existe la sensación de que todo un mundo subterráneo está en paralelo con el ‘mundo viviente’ de la superficie”, dijo Puni. A diferencia de las visitas a otros sitios arqueológicos “al aire libre” en Israel como Cesarea o Meguido, en el universo subterráneo de Jerusalén, “para el visitante, existe la sensación de un mundo entero que no fue exactamente destruido”.

Mordejai Soli Eliav, presidente de la Western Wall Heritage Foundation, dice: “Es emocionante revelar una estructura tan magnífica del período del Segundo Templo mientras lamentamos la destrucción de Jerusalén y oramos por su restauración”. La nueva sección del Tour de los Túneles debería estar abierta en el mes hebreo de Elul, justo antes de Rosh Hashaná, a tiempo para el selichot tradicional o las oraciones penitenciales.

“Lo que es fantástico es que hay una ciudad viva que se mueve sobre el suelo y, en paralelo, todo un mundo que estaba congelado, pero que aún vive, en el ámbito arqueológico, uno debajo del otro”, dijo Puni.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *