Declaraciones del diputado Ríos Uribe una amenaza para La Paz.

 

Declaraciones del diputado Ríos Uribe una amenaza para La Paz.

Ángeles González Ceballos

Xalapa 

Luego de señalar que la descomposición social que vivimos en Veracruz sigue siendo muy delicada, el vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes, afirmó que las declaraciones del presidente de la Mesa Directiva en el Congreso local, Rubén Ríos Uribe, en torno al aborto, "son una amenaza para la paz".

Señaló los altos índices de violencia que por dondequiera aparecen, el miedo con que vive la gente y que no se vea la salida a esta terrible situación. 

Afirmó que no se puede ni se debe acostumbrar a la inhumana realidad que llena de sombras la Entidad o sólo narrar y dar cuenta de lo que sucede, como si los asesinatos sólo fueran parte de las estadísticas, "necesitamos transformar la realidad". 

Refirió que luego de la renuncia del diputado José Manuel Pozos Castro a la Mesa Directiva, se designó al diputado Rubén Ríos Uribe, del grupo de Morena y aunque se esperaría que tuviera en mente los grandes pendientes que tiene el Estado como la inseguridad, la violencia, salud, pobreza, desempleo, educación y economía; lamentablemente una de sus primeras declaraciones tuvo que ver prácticamente con una amenaza hacia los niños no nacidos.

Y es que confirmó que en la agenda legislativa se contempla el tema del aborto, lo cual forma parte de la "perversa" agenda antivida que se promueve desde la Secretaría de Gobernación con Olga Sánchez Cordero.

"¿Acaso desea promover en Veracruz un oaxacazo?, ¿se desea derramar sangre inocente de niños no nacidos? Realmente sus declaraciones son una amenaza para la paz. No deseamos más violencia", manifestó.

Criticó que Ríos Uribe haya disfrazado sus intenciones antivida, refiriéndose a la criminalización de la mujer, ya que recordó, la Constitución reconoce en su artículo 4°, el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural y que Veracruz es uno de los cinco estados de la República que no criminaliza a la mujer con cárcel.

En el caso de que haya cometido un aborto, debe cursar un tratamiento en libertad, lo que significa que la mujer recibe clases de educación sexual para no incurrir en un “embarazo no deseado”. 

"Necesitamos recuperar la tranquilidad y la paz. Todos debemos contribuir, según el grado de responsabilidad que tengamos, para promover la cultura de la vida y de la paz. No más divisiones, enfrentamientos ni violencia", pidió.

Información adicional