Reforma laboral pulveriza y busca acabar con la fuerza sindical.

 

Reforma laboral pulveriza y busca acabar con la fuerza sindical.

Ángeles González Ceballos.

Xalapa.

Jorge Martínez Martínez, investigador adscrito al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Veracruzana y a la facultad de Derecho de dicha casa de estudios, afirmó que el número de sindicatos en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), se duplicó prácticamente desde que inició el "boom" del Convenio 98 sobre libertad sindical y negociación colectiva a pesar de que no ha entrado en vigor. 

Durante el 8vo. Coloquio Iberoamericano “Estado Constitucional y Sociedad”, criticó que a pesar de que no ha entrado en vigor las autoridades laborales están permitiendo la “proliferación” de organizaciones sindicales en la Entidad, en ese sentido, recordó que dicho convenio entra en vigor hasta el próximo 23 de noviembre de este año. 

“Qué es lo que vemos como aspecto muy negativo: el divide y vencerás. Estamos pulverizando la fuerza sindical. Yo mismo como agremiado a la Fesapauv y a la Universidad Veracruzana y como delegado seccional, he expuesto estas ideas en asambleas. Hay que tener cuidado, no es un asunto menor. La idea es acabar con la fuerza sindical, acabar con la lucha. La propia reforma laboral, tan sólo con la creación tan escasa que se pretende de juzgados, va a ser nugatorio de los derechos de los trabajadores”, opinó el experto constitucionalista. 

En ese sentido, consideró que entonces será más conveniente no demandar porque el acceso a la justicia laboral “quedará lejos”, además de que se crearán cuellos de botella, gracias al principio de inmediación. 

Aseveró que hay muchas repercusiones que se vendrán con la llamada libertad de asociación a través del Convenio 98, por ejemplo, que en los contratos colectivos se siguen plasmando cláusulas de exclusión por admisión y exclusión por separación, pese a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, determinó hace más de 10 años, que la exclusión por separación es inconstitucional, viola la libertad de pertenecer o no a un sindicato. 

Lamentó que los contratos colectivos de trabajo lo siguen plasmando y las autoridades laborales lo siguen aprobando, por lo que cuestionó cómo es posible que esto se permita con tal de llevar la “fiesta en paz”, a pesar de las violaciones severas a los derechos humanos. 

 

Información adicional