Veracruz necesita plan emergente sobre Derechos Humanos

 

Afirma Mayra Ledezma Arronte, directora de Cultura de Paz y Derechos Humanos del Gobierno de Veracruz

Ángeles González Ceballos

Ante los retos que representa la emergencia humanitaria por el creciente aumento de tránsito de personas de países de Centroamérica y el Caribe por el País y la posibilidad de que México se convierta en un tercer país seguro, el Estado de Veracruz deberá implementar un plan emergente con perspectiva de derechos humanos para dar respuesta a esta contingencia.

“A través de líneas de acción, se puede pensar en programas específicos de involucramiento de población migrante para fortalecer el desarrollo de las comunidades más rezagadas del Estado, en un esfuerzo coordinado interinstitucional”, opinó Mayra Ledesma Arronte, directora de Cultura de Paz y Derechos Humanos del gobierno veracruzano.

Definió que el programa Sembrando Vida se podría ampliar a 200 mil hectáreas en la frontera sur para generar 80 mil empleos, con la finalidad de poder emplear a personas migrantes.

Otra propuesta también puede ser, ampliar el programa Jóvenes construyendo el futuro, para dar oportunidad a personas jóvenes profesionistas en situación de migración, a incorporarse a un trabajo mejor calificado y con ello enriquecer las instituciones nacionales, el intercambio intercultural que fortalecerá los espacios de trabajo.

Expuso que, según cifras de este año, el total de personas en tránsito, es de mil 70 hombres, 784 mujeres, 916 niños y niñas de cero a 12 años y 356 adolescentes de 13 a 17 años.

La Funcionaria recordó que en Veracruz contamos con una Ley de Atención a Migrantes y su familia, donde se definen medidas de protección a sus derechos humanos con enfoque diferenciado.

Detalló que dicho plan de emergencia debería contener al menos, cuatro ejes: la regularización humanitaria y protección internacional; barreras para el acceso a la salud; protección y seguridad por parte de instituciones de seguridad pública y; programa emergente de empleo.

Ledesma Arronte dijo que si lo que se busca es generar condiciones para retener población migrante en el País, una de las acciones que se podrían considerar como prioritarias, es generar oportunidades específicas de empleo.

“En este sentido, el programa Sembrando Vida se ampliará a 200 mil hectáreas en la frontera sur para generar 80 mil empleos, con la finalidad de poder emplear a personas migrantes. Otra propuesta también puede ser, ampliar el programa Jóvenes construyendo el futuro, para dar oportunidad a personas jóvenes profesionistas en situación de migración, a incorporarse a un trabajo mejor calificado y con ello enriquecer las instituciones nacionales, el intercambio intercultural que fortalecerá los espacios de trabajo”, aseveró.

Añadió que particularmente Veracruz cuenta con programas como el de Proyectos de trabajo en comunidad, considerado como un programa prioritario en el Plan Veracruzano de Desarrollo que busca, a partir de un enfoque participativo, atender a las poblaciones vulneradas.

Información adicional