Inicio

CFE EN VERACRUZ, DAÑOS DE CLASE MUNDIAL

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

CFE EN VERACRUZ, DAÑOS DE CLASE MUNDIAL

     Como flamante Director de la Comisión Federal de Electricidad, a Manuel Bartlett Díaz le tocará responder por los daños de clase mundial que la paraestatal CFE ha causado al medio ambiente en Veracruz, de lo cual se ha negado a cumplir sentencia dictada desde 2010.

 

     Designado por Andrés Manuel López Obrador y presentado por la virtual Secretaria de Energía Rocío Nahle, Manuel Bartlett estará retomando todo tipo de denuncias presentadas contra la paraestatal, por afectaciones ambientales en Tuxpan y que la hicieron objeto de una multa de mil 500 millones de pesos, mandato judicial al que los antecesores de Bartlett, Enrique Ochoa Reza y Jaime Hernández se negaron a cumplir violando el sistema judicial mexicano.

    En 1991, la Comisión Federal de Electricidad puso en marcha el complejo termoeléctrico “Adolfo López Mateos”, a la rivera de la laguna de Tampamachoco y que funciona con seis generadores abastecidos con base en combustóleo, dando comienzo a la más grave afectación ambiental en el municipio de Tuxpan, al norte de la entidad.

     Eso ha acabado hasta en un 80 por ciento con la producción pesquera y turística, de lo cual le ha tomado casi tres décadas a pescadores y prestadores de servicios turísticos de las lagunas de Tamiahua, Tampamachoco y el Río Pantepec, denunciar las afectaciones que han transformado el modo de vida de miles de familias veracruzanas.

     Desde 2005, organizaciones de pescadores y ambientalistas retomaron juicios civiles contra la paraestatal por los daños y afectaciones tanto a la economía y al medio ambiente y como resultado de esto, en noviembre de 2010, la juez Emma Villagómez Ordóñez dictó sentencia sobre el caso y condenó a la CFE a restaurar de manera integral el ecosistema de Tampamachoco a través de cinco programas de remediación y monitoreo y pagar por los daños y perjuicios que han resentido los pescadores, por un monto de mil 500 millones de pesos.

     Sin embargo, a punto de que se cumplan ocho años de que se emitió el fallo del juicio civil, los funcionarios de la CFE, ligados al PRI y al grupo en el poder, no han acatado la sentencia condenatoria, burlándose de los demandantes, del sistema judicial y del pueblo de Veracruz.

     Se estima que se han dañado 6 mil 870 hectáreas de superficie, humedales de relevancia internacional, ya que entraron dentro del convenio que los califica como sitios “Ramsar”, donde se supone que México suscribió ese compromiso internacional de protección a áreas naturales y en cambio se ha violado la Ley General de Vida Silvestre, que en su artículo 60 prohíbe cualquier actividad que afecte el flujo hidrológico del manglar y su actividad natural, así como la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

    Ante Jueces, ministros, magistrados y todo el sistema judicial, la paraestatal CFE ha evadido el cumplimiento a las sentencias dictadas y al través de funcionarios que han sorteado todo tipo de responsabilidades, han perjudicado tanto al medio ambiente como a la forma de vida de miles de ciudadanos del norte de Veracruz, funcionarios que aún siguen enquistados en esa empresa de clase mundial.

     De la misma forma, Manuel Bartlett Díaz no desconoce orígenes y efectos de la Planta Nucleoeléctrica de Laguna Verde, proyecto que tiene 42 años de iniciado y casi 20 que los pobladores de los municipios aledaños a Alto Lucero desconocen el Plan de Emergencia Radiológica Externa, el “PERE” para actuar en casos de siniestros.

     De la misma forma CFE no ha aclarado los señalamientos de trabajadores y expertos que aseguran de problemas técnicos con el reactor que han causado contaminación a trabajadores de la planta.

     Al próximo gobierno “democrático” le corresponderá escuchar la versión de miles de afectados por CFE en Veracruz, que esperan que las sentencias contra la paraestatal se cumplan conforme a derecho.

UNA MANCHA MÁS EN TUXPAN

     Acostumbrado a toluquear a los pescadores, a medrar con el cargo, el alcalde de Tuxpan Juan Antonio Aguilar Mancha parece que topará con pared, pues a Manuel Bartlett no podrá tomarle la medida como a otros funcionarios. De inaugurarse en estos nuevos tiempos las figuras del “Plebiscito” y el “Referendum”, el alcalde Aguilar Mancha abandonaría el cargo en medio de graves señalamientos que no podrá solventar. Veremos qué pasa.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional