AYUDAS QUE NO AYUDAN

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

AYUDAS QUE NO AYUDAN

     El líder petrolero Carlos Romero Deschamps, una de las emblemáticas figuras del sindicalismo charro más despreciado por los mexicanos, se presentó en Poza Rica para gritar a los cuatro vientos que los trabajadores petroleros apoyan al el candidato priista a la presidencia de la república José Antonio Meade.

 

     Y es que la verdad, de plano no se entiende la estrategia del PRI dictada desde Los Pinos, con la presencia del ex secretario de Educación Aurelio Nuño como fedatario de todo lo que se dice y ocurre en el primer círculo del candidato que va en tercer lugar.

     En qué momento se les ocurrió aceptar la ayuda del dirigente más señalado en las últimas décadas, hoy que se lamentan los despidos masivos, la cancelación de contratos y regatero de contrataciones eventuales, lo que mantiene en la desesperanza a miles de trabajadores del Golfo de México.

     Poza Rica es una ciudad que tuvo su desarrollo con el boom petrolero y que gracias a los malos manejos gubernamentales, con el visto bueno del sindicalismo charro, acabaron con la estabilidad económica de miles de pozarricenses.

     Como senador, Romero Dechamps fue uno de los más importantes impulsores de la Reforma Energética dictada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, aunque en ella estaba incluida la salida de miles de trabajadores de la paraestatal que Deschamps dice defender. 

    En su vida al frente del STPRM, Romero Deschamps Ha sido 5 veces legislador de representación proporcional, o sea es un plurinominal empedernido que cuando no es Senador es diputado, sin hacer campaña ni pedir un solo voto, simplemente es designado por el PRI; de esa forma ha sido 3 veces diputado, en los periodos 1979-1982, 1991-1994 y 2000-2003, así como 2 veces Senador, de 1994-2000 y de 2012 hasta la actualidad.

     En lo electoral, ha sido severamente señalado por desvío de recursos, en el año 2000 se conoció el primer escándalo de índole electoral con el desvío de fondos conocido como “Pemexgate”, documentado por el Instituto Federal Electoral, donde se registró un desvío de 1500 millones de pesos de los fondos sindicales en apoyo a la campaña presidencial del candidato priista Francisco Labastida Ochoa, quien perdió las elecciones presidenciales.

     En pleno gobierno del panista Vicente Fox Quezada, en 2003, la Procuraduría General de la República inició un proceso judicial por el delito de peculado electoral, pero en el gobierno del PAN con Felipe calderón Hinojosa, en 2006, el proceso fue suspendido por falta de pruebas y en 2011 el caso fue dado por finalizado de manera inapelable.

    En lo personal los escándalos son ampliamente conocidos, en septiembre de 2012 se dieron a conocer fotografías de su hija Paulina paseando por el medio oriente en jet privado rodeada de lujos y acompañada de sus 5 perritos.

     En febrero de 2013, el líder petrolero regaló a su hijo José Carlos Romero Durán un automóvil Ferrari Enzo con valor de 2 millones de dólares, lo cual presumieron en redes sociales.

     El sueldo oficial de Romero Deschamps en Pemex es de 27 mil pesos mensuales, lo que no justifica la onerosa fortuna que posee.

     La enciclopedia de consulta libre Wikipedia, en su portal lo define así: “Son numerosas las acusaciones en su contra por diversos delitos, incluyendo delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, entre otros, de acuerdo a diversas fuentes, dichos crímenes han sido frecuentemente cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana, indistintamente de su afiliación partidista”.

     La pregunta para los que consideran que el candidato del PRI es un hombre bueno, con capacidad y experiencia ¿Necesita este tipo de ayudas? ¿Las familias de los 200 mil petroleros votarán por el PRI que representa Romero Deschamps? Yo creo que no.

EL AÑO DE HIDALGO

     Tal parece que la versión del “Año de Hidalgo… Chingue a su madre el que deje algo”, está en todo su apogeo, no son pocas las voces de quienes aseguran que en las dependencias federales se están condicionando los apoyos gubernamentales a cambio de un porcentaje; agricultores, campesinos, pescadores, ganaderos, microempresarios, estudiantes, deportistas, amas de casa, señores de la tercera edad y todos los que tienen pactado un apoyo para subsistencia están siendo presionados a cambio de un dinero, o simplemente se les suspende el apoyo con el fácil argumento de que “no hay dinero”. ¿No hay contraloría que les pueda amarrar las manos a estos abusivos, que están jalando lo que más puedan antes de que se hunda el barco? ¿Valdría la pena verificar eso no?

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.