PODER ABSOLUTO… EL SUEÑO DORADO

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

     A partir de ayer, el presidente de la república popular de China Xi Jinping, cumplió con el sueño dorado de todo político, reformar la constitución de su país para asegurar su permanencia de por vida en el gobierno.

 

     Y es que el líder chino Xi Jinping, se propuso que el pleno de la Asamblea Nacional Popular, o sea, su poder legislativo, aprobara en forma unánime más de veinte reformas constitucionales con un solo objetivo, lograr la aprobación de sus diputados para perpetuarse en el poder hasta su muerte.

   Y a partir de ayer, no solo es el presidente vitalicio de los chinos, sino que además su poder se extiende al control del partido comunista, el ejército y de todas las instituciones, con lo cual acabó con las decisiones colegiadas creadas en 1982 para evitar abusos y accesos en el poder.

     Pero como es de esperarse, Xi Jinping no solo quería el poder absoluto en China, sino que además se contagió de la egolatría de los cesares romanos y decidió que la doctrina comunista china desde ahora sea inculcada bajo su propia filosofía, despojando del pensamiento revolucionario al mismísimo Mao Tse-Tung, así como al líder del partido Mao Zedong ¿Cómo la ve?

    Las preguntas son: ¿Usted cree que algún diputado esté en condiciones de oponerse sin consecuencias? La nueva era de Xi Jinping aterroriza a los ciudadanos, los intelectuales, los obreros, los campesinos, los maestros y a todo el que tenga la capacidad de pensar y acceso a la información.

     En el mundo, los ejemplos totalitarios no son pocos, además de China, destacan Corea del Norte, Siria, Arabia Saudita, Turkmenistán, Somalia, Guinea Ecuatorial, Sudán del Sur, Chad, África central, Sudán y Bielorrusia.

     En América Latina resalta Cuba con un totalitarismo de varias décadas y otros países que aunque no han sido declarados, la observancia de su falta de libertad de expresión, límites a la democracia y la perpetuidad de sus dirigentes en el poder dan signo de un totalitarismo disfrazado, como es el caso de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

    México, poco a poco se va metiendo en ese deshonroso concepto, según denunció el escritor mexicano Fernando del Paso al recibir el premio “Cervantes” de literatura 2015 en Madrid, España.

      Expresó que “las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, lo abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo”.

     Y por si fuera poco, México es dominado por un grupo de poder de la mano de sus respectivos partidos políticos que abarcan el sistema electoral y fungen como brazo legalizador, al través de sus representaciones en las cámaras de diputados y senadores que en muy poco, o nada, se oponen a temas que agreden a los ciudadanos, sobre todo en economía.

     Por ello la presidencia imperial no desapareció, sigue siendo la misma, solo que se le sumó el PAN, que en las épocas de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón operó exactamente igual que con el PRI.

     Por ello y aunque no lo reconozcan, la vía del totalitarismo sigue siendo el sueño dorado de los políticos, donde los ciudadanos libres y legítimamente independientes tienen pocas posibilidades de llegar a gobernar. ¿O no es así?

GONZALO GUIZAR INCREPÓ A MEADE ¿Y LOS DEMÁS DIPUTADOS QUE HICIERON?

     Siendo secretario de Hacienda, el ahora candidato presidencial del PRI José Antonio Meade fue recibido en el palacio legislativo de San Lázaro entre aplausos de los diputados del PRI y del Verde Ecologista, ahí, el Diputado Veracruzano del Partido Encuentro Social Gonzalo Guízar Valladares lo increpó en tribuna y le reprochó los efectos negativos de la política económica del país, el sistemático aumento al precio de la gasolina y el raquítico salario de los trabajadores, la pregunta es ¿Y qué hicieron el resto de los diputados federes veracruzanos? Porque ahí estaban los panistas Gabriela Ramírez y Francisco Gutiérrez de Velasco. Ya no se diga los priistas y ecologistas que compartieron el aplausómetro; la verdad, dan pena.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.