PRECAMPAÑAS… TODOS QUEDARON IGUAL

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

      A diez días de concluir el periodo de precampaña presidencial, 45 días de mensajes y discursos dejaron en claro que la estrategia de PRI y PAN para bajar del pedestal estadístico al aspirante de Morena Andrés Manuel López Obrador, simplemente no funcionó.

 

     Para el ex dirigente nacional panista Manuel Espino, promotor desde la presidencia de Vicente Fox de la contracampaña “Andrés Manuel es un peligro para México”, confesó en reciente entrevista “AMLO ya no es un peligro”.

     Y es que Manuel Espino es parte del abultado grupo de personalidades que destacaron en el PAN, quienes no les gustó el agandalle de Ricardo Anaya, de llegar a la dirigencia panista para apuntalar su estrategia personal y de ahí impulsarse a la presidencia, seguido por dos corrientes en desuso, como es el PRD y Movimiento Ciudadano.

     En amplia entrevista, Espino Barros, quien forma parte del prestigiado grupo nacional “Movimiento Ruta 5”, prácticamente advirtió que ese selecto grupo de ciudadanos podría unirse a la campaña del tabasqueño para hacerlo ganar en las elecciones del primero de julio próximo.

     En ese sentido, los días de precampaña solo sirvieron para mostrar a un Ricardo Anaya defendiendo a México en tres idiomas,  tocó la jarana, el piano, se aventó un palomazo con el candidato perdedor del PRD Juan Zepeda e intentó robarle escena al niño indígena Yuawi que cantó el himno del partido "Movimiento Naranja", solo le faltó brincar la cuerda.

     Por su parte, José Antonio Meade, del cual hay que repetir que es el mejor preparado de los tres aspirantes y con mayor experiencia en el servicio público, de nada le ha valido decir que “es un ciudadano sin partido”, porque le han endosado los desmanes cometidos por priistas de la más baja estofa, incluyendo los escándalos del sexenio y por si fuera poco, ha sido demasiado fácil atribuirle el alto costo de los combustibles y el encarecimiento de la vida que de manera sistemática y despiadada se refleja en el monedero de las jefas de familia.

     Es notorio que Meade es arrancado del servicio público, como un intento desesperado del PRI por presentar una opción triunfadora, exponiéndolo como al Cid Campeador, cuyo cuerpo una vez muerto fue montado en Babieca para cabalgar al frente de su tropa, provocando el pánico entre los árabes que al verlo huyeron en esa mítica encuentro de 1099 en Valencia, ganando así su última batalla.

     Al precandidato de Morena Andrés Manuel López Obrador le llovió de todo, además de acusarlo de perseguir una línea comunista al estilo del difunto Hugo Chávez, de Nicolás Maduro y ahora del ruso Vladimir Putin, por fin aceptó esa de que “calladito te ves más bonito” y capoteó todos los embates, le hicieron pública su desastrosa boleta de estudios, le hicieron ver que solo vive de la política y que para sus opositores sigue siendo “un peligro para México”.

     Todo, incluso la campaña negra terminó sirviéndole con el solo hecho de obedecer su misma frase “cállate chachalaca” y, se limitó a esperar las adhesiones de priistas y panistas que gustosos chapulinean de un partido a otro, como mentándole la madre a las ideologías.

     Al final, los números no se movieron, José Antonio Meade del PRI sigue en el mismo tercer lugar con el que arrancó, Ricardo Anaya Cortés del PAN está haciendo sombra en el segundo lugar y Andrés Manuel López Obrador de Morena sigue arriba en todas las preferencias, incluso en las apócrifas que luego son desmentidas.

    Quizá el Peje haya tenido razón cuando lamentó que Margarita Zavala no haya sido la candidata del PAN, o que a Miguel Ángel Osorio Chong lo hayan cepillado, a lo mejor los cuadros se hubieran movido de una forma que ni él mismo quisiera, pero la realidad es otra y los números están ahí para confirmarla.

EL BRONCO, NI EL RELINCHIDO

     De acuerdo a la última encuesta de El Universal, los candidatos están cerrando con el siguiente porcentaje en las preferencias electorales: Andrés Manuel López Obrador 32%, Ricardo Anaya 26%, José Antonio Meade 16%, Margarita Zavala 4% y Jaime Rodríguez calderón “El Bronco” 2%. Aún falta mucho para las elecciones y a menos que el Peje salga con uno de esos disparates desalentadores, o lo hagan caer en uno de esos ridículos que acostumbra, PRI y PAN habrán de cambiar de estrategia o aceptar que nuevamente habrá alternancia en México.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.