ALCALDES DE MORENA... CON EL PIE IZQUIERDO

  • Imprimir

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

     Como si los ciudadanos no tuvieron suficiente con ver los nefastos gobiernos del PRI, del PAN y del PRD, a un mes de haber tomado posesión los alcaldes de Morena están resultando un tremendo fiasco.

 

     Y es que levantaron demasiada expectativa, luego de haber triunfado en plazas importantes cómo Poza Rica, Xalapa y Coatzacoalcos, municipios que le arrebataron al PRI.

     Mire usted, el impulso de la gente por un cambio, llegó al grado que no vieron a quien le estaban dando el poder en su municipio, simplemente se dejaron llevar por el hartazgo contra quienes abusaron desmedidamente del poder y sumieron a sus comunidades en el retraso.

     Los ciudadanos no tomaron en cuenta de manera razonada a quién estaban eligiendo y cuáles iban a ser sus alcances, aunque vale la pena mencionar que los ciudadanos no tienen más opción para elegir, a no ser por los que se encuentran en la boleta electoral y decidieron votar por alguien  que consideraron diferente.

     Así, en Poza Rica eligieron a un jubilado de Pemex, Francisco Javier Velázquez Vallejo; en Xalapa a Hipólito Rodríguez Herrero, el cuatacho de Cuitláhuac García y en Coatzacoalcos, una verdadera Joyita, Víctor Carranza Rosaldo,

     Pero, como suele suceder, esta gente con escasa experiencia no ha soportado la fuerza del poder y mucho antes de entrar en funciones, dejaron en claro que no están para servir a sus ciudadanos, sino que están para servir a los intereses de los que manejan el partido, encabezados por Manuel Huerta Ladrón de Guevara que de entrada les prohibió asistir a las reuniones de seguridad con el gobernador del estado.

     Ya entrados en funciones, sacaron las uñas y en unas cuantas horas demostraron para que están hechos.

    De entrada, el alcalde de Poza Rica Francisco Javier Velázquez Vallejo ya cuenta con un cabildo en contra y de 12 ediles tiene 9 en contra, quienes le han pedido cuentas claras y un plan de austeridad.

    En esa ciudad al norte de Veracruz, ciudadanos y ediles vieron con malestar que el presidente municipal le cambio los colores al escudo oficial del Ayuntamiento de Poza Rica y pago un nuevo diseño con los colores de la campaña de su guía moral, Andrés Manuel López obrador, en cambio la ciudad sigue padeciendo los mismos problemas que sufría con el PRI o el PAN.

     En Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero brincó del aula de clases a la presidencia municipal de la capital del Estado, y sorprendió a la sociedad Xalapeña al advertir que no había contratado personal veracruzano porque no estaba calificados ni profesional ni académicamente para dar resultados en el gobierno municipal. Chialeee, mucha crema a sus tacos.

     Pero la auténtica joyita es la que están padeciendo Al sur del estado los ciudadanos de Coatzacoalcos.

     El alcalde Víctor Carranza Rosaldo, permitió que la ciudad padeciera un problema de salud pública debido a que se negaba a darle solución al problema de limpia pública, eso provocó la división en el cabildo, e incluso regidores de su propio partido le exigieron que cumpliera sus compromisos con los ciudadanos.

     Pero muy lejos de eso, a lo que sí le dio prioridad Víctor Carranza Rosaldo, fue al pago de 32 mil 570 pesos a dos compañías de imagen e impresión, al mandar a ampliar y enmarcar su fotografía que mandó colocar en cada una de las oficinas del gobierno municipal, para que se notara quien manda en Coatzacoalcos. 

     Es decir no hay dinero para obras y servicios prioritarios para los ciudadanos, pero si hay dinero para enaltecer la imagen del alcalde en ese desmedido culto a la personalidad.

     Si así están los alcaldes ¿se imagina usted qué sucedería con un gobierno estatal con Cuitláhuac García? ¿O con Andres Manuel López Obrador en la presidencia? La voz popular no se equivoca, “En lo poquito... Se puede ver lo mucho”.

GRUPO MÁS, NO GUSTA PERO SE QUEDA

    Cuando un gobierno tiene la suficiente fuerza moral y las ganas de defender a su pueblo, rescinde los contratos malignos, los viciados de origen, los que son producto de la corrupción y el argumento es muy sencillo: El incumplimiento. Al alcalde de Veracruz no le gustan ni los parquímetros ni el Grupo Más  por surtir de mala calidad el agua a los veracruzanos ¿Ese argumento no es insuficiente para rescindir un contrato?

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.