LOS GRINGOS, DUEÑOS DE NUESTRA RIQUEZA

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

    Con mucha impotencia, vivimos con eso de que los gringos se quedaron a la mala con la mitad de nuestro territorio, ya nos enteramos que el penacho de Moctezuma se exhibe en un museo de  Austria, es más, no somos dueños de nuestro propio himno nacional porque la Warner tiene la propiedad de los derechos de autor allá en Estados Unidos, ahora nos salen con que el maíz, producto mexicano por excelencia,  le compramos a los gabachos.

 

    Mire usted, por más esfuerzos que uno hace por mantener el nacionalismo, simplemente no se puede confiar en la gente que dice que llega a los gobiernos a defendernos, porque los resultados demuestran que son diferentes.

     Y es que la neta, en el mes patrio no quisiera aguarles la fiesta, pero la verdad que no tenemos nada que festejar, porque todas nuestras razones patrióticas se encuentran en el extranjero.

    Ya sabemos que cuando se hizo la convocatoria para la composición y la letra del himno nacional Mexicano, los organizadores también ofrecieron un billetito a quienes resultaran ganadores, de ahí nos contaron ese asunto de que a Bocanegra su novia Guadalupe lo encerró para que no saliera hasta que terminara de escribir la letra, desde entonces las Lupitas dan miedo.

     El problema llegó cuando Bocanegra y Jaime Nuno tuvieron que estar dando vueltas para recibir el premio, el cual nunca llegaron a cobrar pero tampoco chillaron, sólo que al paso del tiempo la familia consideró que era importante ganarse una lana vendiendo los derechos de autor porque estos no estaban registrados a nombre de nadie, la Warner se los compró en un precio irrisorio y desde entonces los gringos nos dejan entonar nuestro propio himno, pero nos tienen puesta la pata en el galillo porque legalmente nuestro himno no es mexicano, es estadounidense.

     El penacho de Moctezuma por consiguiente, se encuentra expuesto en el "Museo Etnológico de Viena", en Austria y lejos de aquel luchador social llamado Antonio Gómora que pedía la repatriación, nadie más ha exigido el regreso de esa joya para México.

    Y para los jarochos ¿Qué me dicen de La Bamba? Esa enorme pieza de gran riqueza musical que nunca fue registrada, hasta que llegó un gringo vivales, tramitó la propiedad y ahora tenemos que pagar derechos de autor cada vez que queremos escucharla al son de las notas del arpa y la jarana.

     Y para colmo de males, el maíz, ese producto de origen orgullosamente mexicano al que le dedicamos canciones, danzas, poesías, películas y toda clase de tributos, simple y sencillamente ahora exportamos de los Estados Unidos más de lo que aquí producimos.

    Que a toda madre, nos vanagloriamos de lo que no somos, nos decimos dueños de lo que no tenemos y tampoco producimos ni lo que comemos.

     José Ángel Contreras Carrera, presidente de la Unión Agrícola Estatal de Productores de Maíz, nos aterrizó en nuestra realidad, de acuerdo a las estadísticas de su organización, los mexicanos importamos  un aproximado de 15 millones de toneladas de maíz estadounidense Y eso nos pone en seria desventaja, ahora que estamos en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio.

    Si algo saliera en el TLC y Estados Unidos cerrara su frontera a la exportación de maíz, o decide elevar el precio del arancel, entonces estaríamos en un serio problema de desabasto nacional y la base alimentaria de los mexicanos nos pondría en un enorme riesgo social.

     Ingeniero agrónomo por el Instituto Tecnológico Agropecuario de la Cuenca del Papaloapan, con especialidad en Fitotecnia, José Ángel Contreras Carrera, con diplomados en Nutrición vegetal, Empresas Agropecuarias, pero sobre todo, auténtico productor de maíz, resaltó que la producción es un asunto que debe resolverse con infraestructura agrícola y puso por ejemplo, que Sinaloa, con la misma extensión territorial de siembra, produce el doble de tonelaje que el estado de Veracruz, simplemente porque en algún momento alguien desde el gobierno federal, se preocupó por dotar de infraestructura agrícola para detonar la producción.

     En resumen, todo lo que comemos tiene que ver con el maíz, la tortilla, el alimento de los animales que consumimos, y si no somos autosuficientes en la producción, pues entonces estamos en un riesgo nacional y alguien que en estos momentos está cobrando por resolver este problema, simplemente avienta migajas al campo y gasta enormes cantidades en publicitarse para que vean que el combate a la pobreza si está funcionando.

     Y no viendo quién desde el gobierno resuelva todos estos problemas de interés nacional, en estas fiestas patrias nos preguntamos ¿Hay algo que festejar? Con razón Trump está tan envalentonado.

SE ADELANTÓ JAVIER ROBLES

     Falleció ayer en la Ciudad de México el periodista Javier Robles Barajas, su entrañable amigo Hilario Arenas Serdán lo define así: "Hombre de nobleza indiscutible, amigo hasta el último aliento, Javier se distinguió por una visión distinta de la vida: amante de nuestro origen, recorrió las zonas indígenas del País -y de centro y Sudamérica- en busca de respuestas; asumió tradiciones e impulsó proyectos de desarrollo en su entorno, a tal grado que en Xico adquirió una pequeña porción de terreno donde enseño el arte de cultivos nuevos a los pobladores, a quienes religiosamente celebraba posadas  y otras tradiciones. Desinteresado, buscó vivir en un ambiente de humildad, sin ropas de marca, alhajas o exageraciones de un consumismo a ultranza. Fue Javier un ser excepcional en toda la extensión de la palabra, un aventurero incansable en busca de explorar nuevos destinos y que ahora sigue su viaje hacia la eternidad donde, seguramente, encontrará una mejor vida. Descansa en Paz Javier, y vaya desde aquí un abrazo solidario a tus padres José Pablo y Roselia, y a tus hermanos: Héctor, Pablo, Mónica, Laura y Yair. Descansa en paz y buen viaje hacia el Creador Supremo.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.m

Información adicional