PARTIDOS POLÍTICOS, MÁS DINERO… MENOS VOTOS

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

     De nada sirvieron los millones de quejas y argumentos ciudadanos para repudiar a los partidos políticos y sus gobernantes, el Instituto Electoral les aprobó el presupuesto más ostentoso de la historia, para gastar en las elecciones de 2018.

 

     De esa manera, los partidos políticos, pese al fracaso en materia de transparencia, corrupción, educación, desarrollo económico e inseguridad, les fue autorizado un oneroso presupuesto de 6 mil 778 millones de pesos para sus gastos de campaña.

     Se supone que en este momento, la clase política y sus partidos se encuentran en el peor momento del sexenio y muy probablemente de su historia, debido a las precarias condiciones económicas en que vive la sociedad, el escaso desarrollo, los bajos salarios, los altos costos de la vida y en consecuencia una sociedad cada vez más empobrecida y golpeada.

     No hay día en que las noticias no den a conocer amplios comentarios sobre hechos de corrupción de alcaldes, gobernadores, exgobernadores y también sobre los miembros del gabinete federal.

     Por ejemplo, el soborno de 10 millones de dólares de Odebrecht a al ex director de Pemex Emilio Lozoya, cuando éste apenas era comisionado en la campaña presidencial del actual mandatario Enrique Peña Nieto.

     La muerte de dos personas, padre e hijo al caer con su vehículo en un socavón en la súper autopista de Morelos, producto de la negligencia en la construcción, pese a ello siguen sosteniendo al Secretario de la SCT Gerardo Ruíz Esparza.

     El encarcelamiento y proceso penal de 14 ex gobernadores, del PRI, PAN y PRD al haber desviado dinero de las tesorerías para enriquecerse junto con sus colaboradores y familiares.

     En resumen, la sociedad ve con azoro como el presupuesto nacional se va diluyendo en manos de los gobernantes, convertidos en dinero en efectivo en cajas de huevo sin que haya autoridad hacendaria que los detenga.

     La clase política en general, convertidos en una nueva élite de multimillonarios, sin que puedan explicar cómo pueden hacerse inmensamente ricos, tan solo con el modesto salario que presuntamente devengan por sus cargos como funcionarios públicos. Más claro, con un salario mensual de 50 mil pesos no pueden tener cuentas bancarias de millones de dólares, inversiones y enormes mansiones en México y el extranjero.

     Y pese a todo, a pesar de que en las últimas elecciones el número de votos va decreciendo porque la sociedad ya no cree en nada, ni en los partidos ni en sus candidatos y mucho menos en sus gobernantes, estos decidieron autorizarse sendos presupuestos para gastar a manos llenas el año entrante.

    ¿Y sabe por qué? Pues porque el Instituto Nacional Electoral, el INE, está conformado por representantes de los partidos políticos y consejeros a los que les pagan excelentemente bien para levantar la mano ante un presidente del organismo como Lorenzo Córdova, famoso por haber aparecido en un audio donde se burlaba de representantes indígenas, comentando con otro idiota que, que los líderes de los pueblos hablaban como “Toro”, el indio del “Llanero Solitario”.

     De esa manera, ante el desprestigio nacional, se autorizaron 6 mil 778 millones de pesos para sus gastos de campaña que serán distribuidos de la siguiente manera:

PRI mil 689 millones de pesos, PAN mil 281 millones, PRD 773 millones, Morena 650 millones, Partido Verde Ecologista 578 millones, Movimiento Ciudadano 537 millones, Nueva Alianza 419 millones, Encuentro Social 398 millones y PT 376 millones; ah pero también hay para los candidatos independientes a los que les reservaron 42 millones 963 mil 332 pesos.

     Bajo estas circunstancias la situación es clara, para el próximo sexenio se augura más de lo mismo, el pueblo sobajado por la clase política que sigue de fiesta.

SARA LADRÓN, ACABÓ CON EL ÚLTIMO REDUCTO DE CREDIBILIDAD

     Por si no fuera suficiente con el descredito en el ejercicio público y el desánimo de los ciudadanos, acabamos de ver que el último reducto de democracia y honestidad fue derribado estrepitosamente por Sara Ladrón de Guevara, que en el ánimo de relegirse como rectora de la Universidad Veracruzana, desaseó el proceso interno en la máxima casa de estudios. Ante todo ello, una de las aspirantes a rectora, la Doctora Rocío Ojeda Callado declaró ayer “La Veracruzana está siendo manejada por una tiranía conformada por la administración de Sara Ladrón de Guevara, con la complacencia de la junta de gobierno, ante tanto desaseo del proceso interno, no están dadas las condiciones para que proceda una impugnación por el  favoritismo en la elección del nuevo rector, pero se está gestando un movimiento para vigilar que no se cometan más tropelías y se crea “El Observatorio para la Gobernanza de la UV”.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional