A 48 años seguimos siendo rehenes

Enrique De Santiago /Opinión

P U N T O  D E B I L

Ya son 48 años de aquel día en Tlatelolco y cada día más se acerca el gobierno a esas costumbres represivas. Si pensáramos que un país va evolucionando en normas cívicas y leyes en derechos humanos pensaríamos que la historia se ha equivocado.
Pero hoy nos damos cuenta que los ciclos aunque concluyen son circulares y a pesar de los años todo vuelve, en diferentes circunstancias pero regresa.

 


Hoy a casi medio siglo de que ocurriera la matanza del 2 de octubre de 1968 dónde hubo desaparecidos y un gobierno opresor escondió las evidencias que poco a poco han ido brotando en la historia, se repite de forma intermitente, como si la fórmula se haya comprobado una vez más para que no pasara nada y la gente olvidara.

En aquellas épocas la juventud fue la que inició la revolución que terminara después de unos meses con una gran tragedia. Hoy, un sexenio del mismo partido hace lo mismo y cofia en que pronto se olviden los 43 desaparecidos y cientos de casos al rededor de nuestro paìs.

En Veracruz, no se hace la excepción. Compañeros reporteros, han sido asesinados y se les ha vinculado con el crimen organizado, en aquellas épocas se les vinculada con el comunismo, lo cierto es que la fórmula es la misma, sólo los contextos van dando pie a diferentes variantes y escusas.

No es posible que como sociedad nos mantengamos indignados en nuestra casa y no hagamos actos de  unificación para demostrarles a los gobiernos quién manda.
Aquí no se trata de salir a las calles y ejercer actos de vandalismo, se trata de cerrar los conductos que los mismos políticos han abierto y no han respetado para con la sociedad.

El aumento de los combustibles, la luz, el dólar, en general los servicios van asfixiando poco a poco la economía que va quedando enclenque con la ausencia de proyectos de desarrollo. Hemos llegado a un momento en el que la ignorancia y la poca gobernabilidad que se tiene en el país, camina y pisa los derechos de todos nosotros y aún así, nos rendimos ante esto.

Salimos con miedo a la calle, la policía hace de nuestros derechos lo que quiere, el crimen organizado ha afectado la economía entera de estados de la república, donde ni un empleo cubre los gastos y mucho menos los negocios que por falta de clientes dejan de ser rentables.
Y aún seguimos aquí aguantando vara, sin oponernos a que los gobernantes hagan lo que quieran con nosotros.

Debemos de hacer conciencia de lo que el pasado nos muestra para poder entender que las generaciones que vienen, tendrán panoramas muy complicados. Si vivimos para que nuestros hijos tengan una vida mejor, estamos fallando, no se las estamos dando. Reunimos dinero, y hacemos negocios chuecos con tal de conseguir un dinero que nadie valorará, sólo la libertad de hacer un futuro y decidirlo está en nuestras manos. Pero no hemos hecho nada para darle a nuestros hijos esa libertad.

La gente pudiente, los manda a estudiar al extranjero y viven una realidad dentro de nuestro país ajena a la de la mayoría, el compromiso de patriotismo es nulo en nuestro hermoso México. Cuándo entenderemos, que querer a México, nuestro amado México no es sólo cuando chupamos tequila y escuchamos a los mariachis, querer a este basto cúmulo de tradiciones es luchar ideológicamente contra quienes no lo quieren.

No a la violencia, no a la afectación de terceros, no a la tranza, no a la autonomía, Si al compromiso con un mejor futuro para nuestros hijos, un país limpio, donde le tenga miedo a la sociedad por su criterio impecable. Eso es lo que debemos hacer. Luchar por un país donde los maestros sean personas comprometidas con lo que enseñan a nuestros hijos, un presidente que se sienta orgulloso de ser el representante de un país tan rico y bondadoso, y un país donde los políticos se sientan comprometidos con la gente que votó por ellos. México es nuestro, nosotros decidimos.

2 de Octubre 2016/No se olvida...Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional