La iglesia católica sumida en la mediocridad

Punto Débil

Por Luis Enrique De Santiago C.

La iglesia católica en México es la organización religiosa mayoritaria en nuestro país, a la cual se adscriben, según el censo del 2000, 74.612.373 ciudadanos, cerca del 90% de la población. Esto convierte a México en el segundo país con más católicos después de Brasil.

 

Sin embargo, el impacto de sus líderes en los últimos años ha ido mermando esta realidad, hay ofertas más a la mano que toman a los feligreses, los atienden, los instalan en sus filas y después viene la cuestión económica, que en algunos casos -no todos- si buscan fortalecer el tema económico como identidad religiosa. 

En otros casos el poder. Este que llega con las miradas puestas en algo o alguien. En las últimas décadas las ramificaciones del cristianismo, han crecido y desde luego otras como los veneradores a la "Muerte", que surge como una cohesión entre catolicismo y cierto oscurantismo

Por esto y por la razón de que la iglesia católica hoy está muy lejana de los jóvenes mexicanos. Se van tomando decisiones importantes que jamás habían ocurrido, como el pedir que el Arzobispo primado de Mèxico Norberto Rivera abandonara la diócesis de México.

Desde que Benedicto XVI, elegido papa el 19 de abril de 2005, quien tuvo un pontificado de casi ocho años de duración. En febrero de 2013 anunció su renuncia por su edad avanzada (85 años en ese momento). La iglesia católica inició una fase de re-configuración.

Muchas trampas estallaron en la década de los 90, los escándalos que salpican a la Iglesia Católica, con numerosos casos de sacerdotes implicados en abuso de menores, que no han cesado. La publicación de datos confidenciales sobre las intrigas de la Santa Sede echan leña al fuego a la polémica sobre la discutible ‘santidad’ de algunos miembros de la Iglesia.

Todo ello, ha sido un fuerte golpe a la iglesia católica, sobre todo en Latinoamérica, y de pronto llega el primer Papa Latinoamericano. Esto con el fin de fortificar o reformar las creencias de los católicos nuevos, que desde luego van vislumbrando a una iglesia diferente y por tanto su fé está distorsionada.

A  petición del Papa Francisco​​, S. J., (de nombre secular Jorge Mario Bergoglio, es el 266.º y actual papa de la Iglesia católica.​ Jefe de Estado y el octavo soberano de la Ciudad del Vaticano) sale el Arzobispo Norberto Rivera, como ya lo habíamos comentado; se inicia una nueva transición.

Norberto Rivera, quien asumiera el puesto en 1985 se caracterizó por sus lujos y por ocultar los casos más escalofriantes de pederastia en México. Estoy ha sido un rasgo que no se había presentado dentro de la iglesia católica de la era moderna. 

Desde luego hubo un proceso que fue dado signos de descomposición, ya que varios sacerdotes murieron a manos del crimen organizado en nuestro paìs y sobre todo el lineamiento que presentó el nuevo Papa, el de la austeridad, el de sentirse comprometido con las clases más vulnerables.

El recuento de los daños es grabe, aseguran especialistas en el tema como Jorge E. Traslosheros, historiador del Instituto de Investigaciones e Historiadores y Monica Uribe, politólogo e historiadora.

Se dice que el hoy ex obispo de México, Norberto Rivera, sólo se apegó a los lineamientos de Juan Pablo II, sobre las conductas morales en la iglesia, esto, desde luego sólo en lo teórico.

Y llega el Papa Francisco, este líder espiritual, que propone que hoy se vive un "dios cósmico" de la "moda politeísta", que llega con "la cultura light". Todo esto hace evidente la preocupación del pontífice por afirmar las verdades del Evangelio y de la doctrina católica de modo claro y discernible para poner límite a ciertos sincretismos que se filtraron en algunos ámbitos católicos y a los que considera más peligrosos que una secta de contornos definidos.

Carlos Aguiar Retes, el nuevo arzobispo primado de México, tomó posesión el 05 de febrero de 2018, en el puesto más importante de la jerarquía católica del país norteamericano, donde destacó, en su primer discurso: la necesidad de la reconciliación para superar algunos de los problemas sociales que golpean a los mexicanos: la injusticia, y señaló que su objetivo es recuperar la esencia de la iglesia.

Cuestiones que la opinión pública ha ido asimilando de forma paulatina, se ha determinado por los especialistas que es la persona ideal por su preparación académica y su convicción a la tolerancia cero en el tema de la pederastia. 

Sólo queda vislumbrar si su nuevo puesto como líder religioso en México toma un camino claro y de acercamiento con la población y dá buenos ejemplos de austeridad, ya que siempre ha ocurrido lo contrario en nuestro país.