Chapulines domesticados

Durante los primeros meses del año 2018, se han presentado cambios considerables en las diferentes alcaldías del área conurbada, y en la política. Por ejemplo el día que se convocó al priismo boqueño para brindar su apoyo al candidato o precandidato al gobierno estatal de Veracruz, José Yunes Zorrilla, la concurrencia fue poca, tomando en cuenta que en otras ocasiones --cuando había poder- la calle estaba abarrotada.

 

Hoy, desgraciadamente la desbandada sigilosa se ha dado sin aviso alguno, los que andaban ahi de revoltosos en el PRI, hoy, ya están acomodados en las filas de las alcaldías de los panistas de Veracruz, Boca del Río, y Medellín. Es complicado entenderlo pero así, se presentan las cosas.

Es mas los políticos también lo hacen, a pesar de haber tenido cargos políticos que fueron impulsados por el partido rojo, hoy se ecuentran en otro partido o de plano, le juegan al independiente. 

Sin embargo, hoy están vigentes las campañas para diputados y para el gobierno del estado, que más que obvio,  los panistas van a la cabeza, Pepe Yunes está casi obligado a ceder el paso al carruaje que trae la otra parte de la familia Yunes, al ex alcalde de Veracruz. 

Sin bien es cierto o por conveniencia política los azules han dejado en la gran mayoría de los casos buenos dividendos y resultados favorables a la población, en Boca del río, se ha notado su paso, en zonas donde jamás se había puesto atención, las calles, van mejorando las vías donde el acceso al turismo es más común, se tiene ya una imagen más que moderna de vanguardia.

Esperemos que en Veracruz, municipio, los resultados sean tan favorables como en Boca, es necesario considerar que el tamaño no es comparable con Boca, pero hay zonas vulnerables muy conocidas y ahi es donde los panistas deben de aplicarse. Si es por el bien de nuestro estado, adelante, considero que vale la pena experimentar una nueva forma de gobierno. 

Durante 80 años no hubo avances significativos, más que los evidentes y necesarios, hoy, si se ha visto el cambio, y ojo, yo no tengo vínculos con ningún panista trato de ser objetivo en mis comentarios, pero no hay más que ver lo que sucede para poder opinar.

Otro punto es la seguridad. Este aspecto es harina de otro costal; hasta ahorita el gobierno estatal no ha podido poner control. Sin embargo no me queda la menor duda de que se está aplicando en ella, pero hasta este momento los resultados no son evidentes, y esa será la prueba de fuego.

Por último dejé el aspecto del Carnaval edición 2018. Los cambios que hoy se han dado son radicales, jamás se habían considerado ni siquiera pensado. Pero era necesario que alguien pusiera orden, ya el vandalismo era parte importante de las fiestas y desfiles. Las madrizas, no se dejaban esperar, los típicos apuñalados y el robo constante fuera de las gradas era ya parte del jolgorio. 

Sin embargo en esta ocasión, prohibido llevar hieleras con bebidas embriagantes, consumir alcohol y estupefacientes en la zona central del evento, es decir, se dedicará a las familias el carnaval 2018 y se espera que la tolerancia sea cero, para mayor seguridad de las familias visitantes. Veamos qué resultados se tiene.

 (Los artículos son responsabilidad única y exclusiva del autor y pueden reproducirse citando la fuente)