2 de octubre del 68: 50 aniversario

Un pequeñísimo resumen

Si usted hace una encuesta entre los jóvenes y no tan jóvenes de hoy, muchos no entienden el motivo de las marchas del 2 de octubre. No entienden cómo sucedieron las cosas, ni el motivo de ese acontecimiento.

Viajemos un poco al tiempo que suceden estos hechos. Hace 50 años se celebraron en México las Olimpiadas. En ese tiempo no eran las Olimpiadas de verano, en la Ciudad de México se celebrarían el 12 de octubre. 

Los Juegos Olímpicos de México en 1968 serían los primeros juegos olímpicos en ser transmitidos vía satélite a todo el mundo. Por este hecho nuestro país se llenó en ese tiempo de periodistas extranjeros que llegaban a nuestro país a cubrir el evento.

Hay que recordar que en esos tiempos hubo movimientos estudiantiles en varios lugares del mundo. En México se observaban los ejemplos que había en Francia y en Estados Unidos. Los jóvenes se manifestaban por diferentes razones, siendo la de los franceses la que más se asimilaba a la de los mexicanos, un gobierno autoritario y hasta cierta medida opresor. En Estados Unidos, las manifestaciones se daban por lo que estaba pasando en Vietnam donde los jóvenes eran carne de cañón para una guerra que, en la cabeza de muchos, no tenía sentido. Se puede decir que los estudiantes del 68 en México se unieron a un movimiento internacional de reclamo contra el orden existente.

Muchos políticos y personajes importantes de esas épocas asociaban los movimientos estudiantiles con los movimientos de partidos comunistas. En julio del 68 hubo una serie de manifestaciones contra la violencia policial a la que se unieron miembros del Partido Comunista Mexicano. Estas marchas fueron detenidas por granaderos, que en esos tiempos “cumplían su deber” con lujo de violencia. En ese momento tomó más fuerza el movimiento estudiantil, se instauró el Consejo Nacional de Huelga (CNH) y la UNAM, el IPN y otras universidades se pusieron en huelga.

Con los ojos de todo el mundo encima de México, el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz tomó una decisión para terminar de manera contundente la rebeldía que ya llevaba varios años en el país.

Era octubre 2 de 1968, alrededor de 10 mil estudiantes mezclados con abuelos, madres y padres, se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas para protestar contra el gobierno y escuchar de manera pacifica todo lo que tenían que decir los líderes del movimiento. Los cantos eran: “¡No queremos olimpiadas, queremos revolución!”. Empezó a aumentar la presencia de militares y policía en el área, pero los organizadores siguieron con la protesta.

Alrededor de las 6 de la tarde empezó la masacre. Llegaron 5 mil soldados y 200 tanquetas. Los medios de aquel tiempo dicen que los soldados empezaron a disparar en respuesta a unos disparos que se dieron desde la multitud.  Llegó el Batallón Olympia, unidad secreta del gobierno creada para mantener la seguridad de las Olimpiadas formada por militares, policías y agentes federales. Esta unidad tenía como misión buscar y arrestar a los líderes del CNH.  La matanza siguió durante la noche, buscaron casa por casa a los líderes del movimiento.

 

Los titulares de los periódicos del 3 de octubre de 1968

 

-El Universal- Tlatelolco un campo de batalla- Durante varias horas terroristas y soldados sostuvieron rudo combate 29 muertos y más de 80 heridos en ambos bandos;1000 detenidos

-Excélsior- Recio Combate al Dispersar el Ejército un mitin de Huelguistas. 20 muertos, 75 heridos y 400 presos

 

-Novedades- Balacera entre Francotiradores y el Ejército en Ciudad Tlatelolco. 25 Muertos y 87 lesionados

 

-El Día- Criminal Provocación en el Mitin de Tlatelolco causó Sangriento Zafarrancho

-El Heraldo- Sangriento encuentro en Tlatelolco 26 muertos y 71 heridos. Francotiradores dispararon contra el Ejército

 

-El Sol de México- Manos Extrañas se Empeñan en Desprestigiar a México. El Objetivo: Frustrar los XIX Juegos. Francotiradores abrieron fuego contra la tropa en Tlatelolco.

 

Se terminó el conflicto

Gustavo Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza. Quisieron destruir de un solo golpe al movimiento estudiantil, sofocar las protestas, terminar con las manifestaciones y lo hicieron de una manera violenta y brutal. Díaz Ordaz siempre se mostró orgulloso de su decisión. El primero de septiembre en su quinto informe de gobierno al congreso, declaró: “Por mi parte, asumo íntegramente la responsabilidad, ética, social, jurídica, política e histórica, por las decisiones del gobierno en relación con los sucesos del año pasado”.

 

Se desactivó el movimiento estudiantil de 1968 y 10 días después México mostró una cara de festejo en la inauguración de los Juegos Olímpicos que curiosamente fue en el Estadio de la UNAM.

¿Qué ha pasado 50 años después?

Siguen las manifestaciones, hoy la Ciudad de México están las marchas por el 50 aniversario de la matanza del 2 de octubre. 

Esta semana retiraron las placas de correspondientes a la inauguración del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro en las que aparece el nombre del expresidente Gustavo Díaz Ordaz. Las estaciones del Metro de la ciudad de México donde no aparecerá más el nombre de Díaz Ordaz serán Pino Suárez, Balderas, Insurgentes, Zócalo e Hidalgo, además de la Sala de Armas de la Magdalena Mixuca. En Monterrey, se está haciendo una petición al gobierno municipal de cambiar el nombre de la calle “Díaz Ordaz” por “Mártires del 2 de octubre”.

 

En la cuestión estudiantil, los retos de los estudiantes de ahora son diferentes a los del 68. Hay una gran inseguridad a nivel nacional, niveles de delincuencia organizada y no organizada mayores a los de hace 50 años. Las oportunidades laborales no son tan amplias como las de los años 60. La lucha no es contra la represión del gobierno, al menos no como antes. 

El nuevo espíritu de lucha de los estudiantes va contra los porros que hirieron a varios jóvenes cuando se manifestaban por el homicidio de una compañera, por la inseguridad del plantel y por la manera que conducen el campus algunos de sus directores. El 13 de septiembre, cerca de 30,000 jóvenes evocaron la marcha del silencio del 68. Con las consignas: “Ni UNAMenos”, “Si no hay solución, habrá revolución”, “Fuera porros de la UNAM”, “68/18, ¿Cuál cambio?” y “Justicia”. La represión y otros motivos de protesta hacen que los estudiantes protesten y busquen ser escuchados.

AMLO en Tlatelolco

Andrés Manuel López Obrador recordó el movimiento estudiantil del 68. Declaró que nunca utilizará a las fuerzas armadas o a ninguna corporación policiaca para reprimir al pueblo de México. Prometió que nunca va haber autoritarismo.

“Vamos a buscar la paz y la tranquilidad atendiendo las causas que han originado los problemas de seguridad y violencia. Siempre he pensado que no se puede combatir la violencia con la violencia. No se puede enfrentar el mal con el mal. Hay que enfrentarlo haciendo el bien”, dijo AMLO en su intervención en el homenaje que se le hizo a las víctimas de los hechos del 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas.

 

Vince in bono malum es la promesa de López Obrador en la que todos esperamos que base su gobierno.