Casi 21 puñaladas contra periodista de Nuevo León

 

 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-Al recordar que en el estudio “Zonas silenciadas: regiones de alta peligrosidad para ejercer la libertad de expresión”, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos alertó sobre las consecuencias negativas que acarrea la violencia para la libertad de expresión, el encargado de la ONU-DH destacó que Tamaulipas fue una de las cinco entidades recientemente visitadas por los relatores de libertad de expresión de Naciones Unidas y la CIDH en noviembre pasado.

Entre las recomendaciones que se hicieron para la entidad resalta la de “adoptar una serie de medidas para prevenir la repetición de agresiones contra periodistas, restaurar la confianza con el gremio periodístico (…) y consultar a la sociedad civil”.

Jarab urgió a autoridades estatales y federales a esclarecer el crimen de Carlos Domínguez y tomar como línea de investigación su labor periodística, pues era un columnista independiente que escribía sobre temas de coyuntura política y social, que había colaborado en El Diario y El Mañana de Nuevo Laredo, y que recientemente había abordado temas electorales.

Domínguez Rodríguez fue asesinado el sábado 13 mientras circulaba en su vehículo por el centro de Nuevo Laredo, en compañía de su nuera y sus hijos.

Ante el crimen, Jan Jarab sostuvo que “la impunidad favorece a quienes agreden o matan a periodistas y genera un círculo vicioso de violencia que urge frenar”, de ahí que exigió a las autoridades estatales y federales que “esclarezcan este caso a través de una investigación efectiva, sin dejar una línea de investigación relacionada con la labor periodística del señor Domínguez”.

En marcha el proceso electoral, Jarab recalcó que es bien sabido que durante estos periodos “se incrementan las agresiones contra periodistas, por ello es necesario que las autoridades federales y estatales adopten medidas específicas de prevención y protección de cara a los comicios de 2018”.

Jarab y la ONU-DH expresaron sus condolencias a la familia de la víctima y a sus colegas periodistas, tras llamar a las autoridades a “garantizar la atención de la familia del señor Domínguez y a garantizar su protección, así como de todos sus demás derechos”.