¡Qué días aquellos los de Javier Duarte!

MAREA ROJA.

POR J.J. CASTILLO.

Caray que dias aquellos en que Javier Duarte de Ochoa, a la postre gobernador del estado en que solia reunirse con el previligiado grupo de sus más cercanos de su gabinete en el aeropuerto de Xalapa convertido en el búnker de su desastrozo gobierno, lugar donde se decidian los asuntos más importantes para el estado, que por lo regular
eran importantes para ese reducido grupo de especimenes, ya que desde ese punto sangraban el erario público un dia y otro también.

 

Eran tiempos de gloria de ejercer el pinche poder en detrimento de los veracruzanos. ¿Quién no recuerda al fiscal general Luis Angel Bravo Contreras enfundado en elegantes y costosos trajes e impregnado de finos y exclusivos perfumes franceses?, la población estaba condicionada su libertad pues el señor justicia era implacable con aquel que de una manera u otra delinquia, aunque inconscientemente caia en un delito.

Qué tiempos aquellos en el que los que estaban en el ánimp del obeso gobernardor Javier Duarte de Ochoa eran intocables, la soberbia, la pataneria e impunidad los tenia inmersos en un imaginario paraiso terrenal.

Reza el dicho: "los carniceros de hoy serán las reses del mañana" y eso aplica a Luis Angel Bravo ex fiscal general del estado, que en la actualidad anda a saltode mata con las justicia detrás de él, por el delito de desaparición forzada cometido durante su gestión al frente de la Fiscalida General del Estado, delito que era un secreto a voces mientras se desempeñaba en ese importante y delicado cargo, delito del que si llega a ser aprehendido dificilmene obtendria su libertad.

Un comentario de un personaje cercano a Javier Duarte, en una de las acostumbradas orgias que solia tener el mandatario, cerca de las cuatro de la mañana le informaron que la periodista y funcionaria municipal de Boca del Rio, María Josefina Gamboa habia atropellado y matado a un peatón, que por su imprudencia cruzó esa via de alta velocidad haciendo, caso omiso al puente peatonal que se encontraba a escasos metros, que por el impacto su muerte fue instantánea.

Atónito Duarte de Ochoa recibió la noticia con los ojos desorbitados, en forma casi inmediata Alberto Silva Ramos le aconsejó al ex gobernador, "es el momento Javier, de que sienta esa periodista tu mano protectora, para que te deje de
estar chingando y asi queda comprometida contigo por el apoyo que le birndes, el entonces ejecutivo se quedó pensativo, tiempo en que aprovechó Bravo Contreras para recriminar con palabras antisonantes a Silva Ramos, aconsejando al anonado ejecutivo, Javier yo la hundo en prisión, es el momento que te cobres tanta afrenta que te ha hecho, a lo que el gordo Duarte contestó adelanteee, alzando todos sus copas como si se tratara de una victoria gubernamental.

En la actualidad el impartidor de justicia de ese entonces ahora es el perseguido con un precio por su cabeza en varios milones de pesos,al estilo del viejo oeste, quien por esa cantidad millonaria no vacilaria nadie en denunciar su ubicación, pero más que nada para cobrar los agravios de este especimen que Javier Duarte de Ochoa usando el pinche poder convirtió al figurin de Amatlán de los Reyes, una poblacion allá por Córdoba, en Fiscal General del Estado.

Ojalá y este prófugo de la justicia pronto se encuentre en prisión para que pague por los presuntos hechos delictivos que se pueden considerar de lesa humanidad y no sea un caso mediático por la etapa electoral por la que atravieza el pais, especificamente el estado de Veracruz.

Procura no humillar a quien te ecuentres en tu camino de subida, pues tendrás que verlos cuando vayas de bajada, esto aplica a todo aquel ex funcinario que sentia que el poder seria para siempre, hoy son exhibidos ante la sociedad como lo que siempre han sido verdaderos delincuentes y a punto de perder lo más sagrado su libertad.

Pregunta: ¿cuántos de los actuales funcionarios se encontrarán en la misma tesitura a partir del primero de diciembe?

Información adicional