Termómetro marca fuertes parámetros de desempleo

MAREA ROJA.

POR J.J.CASTILLO.

¡Caray! causó tristeza el pasado fin de semana que desde muy temprano, incluso soportando la inclemente lluvia que en esos momentos caía sobre el municipio de Boca del Rio, niños, adultos y en su mayoría jóvenes se encontraban formando filas interminables en las afueras del Word Trade Center esperando ser llamados a un casting de una empresa extranjera que requirió personajes para ocuparlos de extras de una serie televisiva.


Esto marca el termómetro del desempleo que existe en el estado donde no pasa nada, principalmente en la zona conurbada Veracruz Boca del Rio, zona donde es común ver deambular jóvenes profesionistas con carpetas en mano, buscando ser colocados en un empleo, sin importar ganar el salario mínimo, aunque se hayan quemado las pestañas en estudios universitarios.

Mientras esto sucede en la vida real, los candidatos a ocupar puestos de elección
popular gastan carretadas de dinero y no precisamente promocionando su imagen en medios de comunicación, por carecer estos de verdaderas propuestas que queden plasmadas en la prensa escrita o digital, sino recorriendo las calles con una risa más falsa que un billete de dos pesos queriendo congraciarse con el electorado. Lo mismo de siempre y siempre los mismos o bien degustando ricos platillos en exclusivos restaurantes, anémicos de sensibilidad, pero si sicarios de la política.

Estas filas interminables que la formaban principalmente jóvenes universitarios no eran para el casting para encumbrarse en el mundo de la farándula como cantantes o bailarines, fueron para servir de extras de una filmación y así ganarse unos pesos en forma por demás honesta, honrada sin tener que avergonzarse en un futuro, ante la falta de empleo galopante especialmente en las principales ciudades del estado.

Ojalá y estas largas filas de jóvenes haya llegado a los oídos de los que se disputan el poder político para que así propongan propuestas concretas que se consoliden en bien del mundo de jóvenes profesionistas que se encuentran desempleados, no como a la que propuso el espécimen convertido en gobernador de Nuevo León hoy con licencia para buscar la primera magistratura de la nación Jaime Rodríguez "el Bronco" de mocharle las manos a los funcionarios rateros, considerada por la sociedad de sanguinaria, estúpida y propia de un orate como lo es este candidato "independiente". Pobre estado de Nuevo León con su primera autoridad con mentalidad medieval.

Triste no por ir a formar largas filas para recibir un sueldo digno que los ayude a
salir un fin de mes decoroso, no, triste porque la mayoría de los ahí congregados son profesionistas universitarios, o bien jóvenes con su carrera truncada por las vendettas políticas de que por que serviste a un sistema político contrario al nuevo gobierno fueron expulsados de sus fuentes laborales en una forma ruin y humillante.

Con qué valor moral en esta etapa electoral podrán pedir el voto de elegir a sus representantes populares, si estos mismos han sido la causa de que millares de jóvenes se encuentren desempleados, seria hasta inmoral si osaran solicitar el sufragio que los lleve al triunfo. Bueno, eso sí conocen el significado de moral y se quiten de su raquítica mentalidad de que moral es un árbol que da moras.