Fidel Herrera cumplió su capricho y a nosotoros "nos llevó la chingada..."

MAREA ROJA.
POR J.J.CASTILLO.

El pasado jueves al arribar a conocido café del centro histórico del puerto de Veracruz, precisamente frente a la catedral a deleitar el aromático y sabroso néctar que ahi se expide, me encontré al licenciado Fernando Ruz Bravo, ciudadano ejemplar perteneciente a una familia que se ha destacado por su sencillez, educación, altruismo y humildad, a pesar de que su mundo vivendi desde sus ancestros está resuelta.



Fernando como siempre jovial, carismático y con esa educación que lo ha caracterizado, ya que a pesar de haber ocupado infinidad de cargos dentro de los tres niveles de gobierno, él sigue siendo el mismo, me invitó a sentarme a lo que accedi, iniciando una plática más que interesante, abordamos varios temas concernientes a la situación socio económica en la que vive nuestro pais, especificamente nuestro estado.

Los comentarios de Fernando siempre están plasmados de criticas bien sustentadas de las pifias que cometen los gobiernos de los tres niveles, vino a mi mente cuando Fidel Herrera Beltrán se sacó de la manga a Javier Duarte de Ochoa para ungirlo como candidato a gobernador del estado, Ruz Bravo a pesar de ser un funcionario prominente de ese gobierno y priista de abolengo criticaba duramente el apoyo que Herrera Beltrán le prodigaba a este especimen, resultado que el ex mandatario cumplió su capricho y a los veracruzanos nos llevó la chingada.

Los comentarios de ese entonces de Ruz Bravo era de que el gobernador se estaba equivocando en apoyar a alguien sin experencia para un cargo tan importante como lo es el de ser el gobernador de un estado tan importante como lo es Veracruz, que dentro de su gabinete exsistian personajes que pudieran llevar a cuestas tan significativo cargo y no la de alguien improvisado como lo era Javier Duarte de Ochoa y el tiempo le dió la razón, porque hoy estamos inmersos ya no en la pobreza, sino en la miseria ante tanto latrocionio e impunidad de la anterior administración gubernamental Fernando Ruz Bravo no niega que fue priista recalcitrante, pero lo fue mientras ese instituto politico cumplia su cometido para lo que fue creado, porque se
sentia orgulloso de serlo, hoy convertido en una cueva de Alí Babá con sus cuarenta ladrones, se retiró desde hace varios años, así como lo han hecho connotados priistas al percatarse de la arribazón de jovencitos inexpertos que recomendados de sus papis o de altos funcionarios del gobierno federal buscan un cargo de elección popular para enriquecerse en poco tiempo.

La política que aplican estos jovencitos en el quehacer público es la falta de experiencia, pero expertos en la politica neliberal al concesionar todos los servicios que por obligación deben de atender porque para eso fueron "electos", pero al subarrendar
olímpicamente se deslindan de cualquier situación patronal para con el empleado, que cree que su patrón es el que les paga la nómina y ovbiamente no es así, ya que el patrón es una empresa compuesta en su mayoria por descencientes de extranjeros como sucede con Zeus la compañia que cobra porque se estacione el ciudadano en una calle de su propiedad asaltandolo materialmente.

La empresa Zeus lo único que hace es depositar la nómina en el ayuntamiento para que éste le haga llegar su salario a los ingenuos empleados de esa empresa, en caso de que algo salga mal, recoje sus cosas y se pierde y lo mismo sucederá con los empleados, ya que estos no tendrán el finiquito, ni prestaciones lo que de por ley les corresponde.

Fernando Ruz Bravo desde los inicios del gobierno de Javier Duarte dejó de prestar sus servicios en el gobierno del estado, pese a que en infinidad de ocasiones por terceras personas el entonces gobernador le enviaba mensajes para que se incorporara
a su administración, pero Ruz Bravo siempre eludió esas oportunidades y no porque el dinero le sobrarara, sino mas bien por no relacionarse a una administarción que la sociedad la tachaba de inepta, corrupta y llena de inpunidad.

En la pasada contienda electoral a las alcaldias del estado, el Partido del Trabajo PT lo invitó a sumarse a las siglas de ese instituto politico, previa investigación sobre su persona, pero mas que nada por su ideologia, meses más tarde lo ungieron
candidato a la presidencia municipal de Veracruz, cargo que no logró ante la bien orquestada campaña de Acción Nacional.

Hoy en la próxima lid electoral, al parecer el PARTIDO DEL TRABAJO, Ruz Avila es uno de los elegidos para ocupar un asiento del Congreso del estado de Veracruz, seria aplaudible ver en la máxima tribuna del estado, allá en la calle de Encanto las
tronantes intervenciones de este ciudadano ejemplar que vela y le molesta e iririta que el electorado sea vejado, humillado y robado.