INTERNACIONAL

Corrupción en México evita la captura de Caro Quintero: Ex agende de la DEA

 

“Es imposible que Rafael Caro Quintero siga libre en cualquier parte del mundo, no es invisible, estoy seguro que si el gobierno de México realmente quisiera agarrarlo, lo haría, pero la corrupción no lo permite“, manifestó Héctor Berrellez, ex agente de la DEA y jefe de la Operación Leyenda en México.

En octubre de 2017, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) señaló al narcotraficante Caro Quintero, “El Príncipe”, como uno de los actuales líderes del Cártel de Sinaloa. Apenas el pasado jueves, el FBI lo incluyó en la lista de “Los diez prófugos más buscados”, ofreciendo una recompensa de 20 millones de dólares. Sin embargo, él insiste en que “no volverá al narcotráfico nunca”.

“Yo no pertenezco a ningún cártel, así de fácil”, afirmó Rafael Caro Quintero en una entrevista exclusiva a la periodista Anabel Hernández en enero de este año, fue entonces cuando aseguró que “el gobierno mexicano sabe que [él] está diciendo la verdad”.

Al respecto, Héctor Berrellez cuestionó la veracidad de sus declaraciones al señalar que “existen muchas fuentes confiables que aseguran que Caro Quintero, (Ismael) ‘El Mayo’ Zambada están manejando el Cártel de Sinaloa“, pues dijo que “él sigue pagando para ejercer su libertad y para seguir pagando esos montos tan grandes, él tienen que seguir forzosamente en el negocio”. Incluso contó que hace un año, la Marina realizó un decomiso de cocaína, misma que estaba ligada a Caro.

El narcotraficante estuvo en prisión durante 28 añospor el homicidio de Enrique Camarena, agente de la DEA. No obstante, fue liberado en agosto de 2013, debido a un amparo otorgado por un Tribunal Federal.

De acuerdo con Berrellez, hay fuentes muy altas que aseguran que el gobierno mexicano liberó a Caro Quintero “para que él manejara la situación porque tenían que calmar a El Chapo, ya no aguantaban la violencia, era incontrolable y lo cambiaron por Caro. A él lo sacaron para siguiera manejando el Cártel pero ya sin tanta violencia como existía cuando estaba de mando El Chapo”.

Sin embargo, la salida de Caro Quintero en 2013 no dejó tranquilo al ex agente de la DEA, quien hizo pública la “estrategia corrupta que habían utilizado para soltarlo”.

“Siempre se ha dicho que a Camarena lo secuestraron y mataron por venganza por las pérdidas del rancho El Búfalo, los decomisos tan grandes que se hicieron ahí pero no es cierto eso, esa versión es falsa porque Camarena él no participó en eso“, dijo Héctor Berrellez, que además acuso que el secuestro se realizó por órdenes del gobierno de la Dirección Federal de Seguridad y por órdenes de la CIA porque creían que Camarena, “sabía de la colusión que había entre la CIA, la Dirección Federal de Seguridad y los narcos”.

De acuerdo con el exagente, la colusión a la que se referían era en relación a que la CIA estaba trabajando con los narcos “porque estaban solventando una guerra en Nicaragua, no autorizada por el Congreso de los Estados Unidos […] la Agencia quería apoyar a los contras pero el Congreso les negó solventarlos económicamente y militarmente, entonces ellos lo hicieron a escondidas”. Todos los entrenamientos se realizaban en el rancho El Búfalo, cerca de Veracruz, el cual era de Caro Quintero pero lo tenía con un prestanombres.

Camarena, al igual que en algún momento el periodista mexicano Manuel Buendía, estuvo cerca de aclarar que había nexos entre estos tres -CIA, Dirección Federal de Seguridad y narcos mexicanos-, por lo que mandaron a secuestrarlo pero “no era para matarlo sino que todo era una orden para interrogarlo”.

“Cuando lo estaban interrogando, a Caro Quintero y a los demás se les pasó la mano, lo golpearon demasiado”, narró Berrellez quien estuvo al frente de la Operación Leyenda, una misión de la DEA por aclarar la muerte de ‘Kiki’ Camarena.

Ernesto Fonseca, “Don Neto”, intervino e intentó salvar a Camarena; sin embargo, la gente de Caro no le permitió llevarlo al hospital como lo pidió Álvarez Marchain al revisarlo. “Según testigos de ese día, Fonseca le dio una bofetada a Caro y le dijo ‘tú vas a cargar con esto, esto no debió haber pasado‘”. Al siguiente día, Camarena murió.

Sin embargo, fue casualidad que ‘Kiki’ Cmarena diera con la relación entre el gobierno y los narcos. Todo se derivó de la Operación Padrino, fue ahí cuando la DEA logró rastrear las transacciones bancarias entre el narco y la CIA.

“Ahí entramos nosotros, era mucho el dinero que estaba entrando desde el narcotráfico de México y Colombia a las cuentas de la CIA“, fue entonces que Camarena supo que algo pasaba en el rancho El Búfalo.

Berrellez señaló que es doloroso saber que el gobierno de Estados Unidos “nos traicionó tanto a Camarena como a los agentes que nos arriesgamos la vida en balaceras con narcos. Ahora se niega y dicen que no tuvieron nada que ver en esto pero testigos que estuvieron ahí, han identificado que uno de los que interrogó a Camarena fue un elemento de la CIA muy conocido Ismael Félix Rodríguez”.

 

Si el gobierno mexicano quisiera detener a Caro Quintero, lo haría; paga por su libertad: ex agente de la DEA

Tanto Rafael Caro Quintero como Joaquín Guzmán Loera participaron en el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, por quien se creó la Operación Leyenda en México a la que Héctor Berrellez estuvo a la cabeza.
 
 
 

“Es imposible que Rafael Caro Quintero siga libre en cualquier parte del mundo, no es invisible, estoy seguro que si el gobierno de México realmente quisiera agarrarlo, lo haría, pero la corrupción no lo permite“, manifestó Héctor Berrellez, ex agente de la DEA y jefe de la Operación Leyenda en México, en entrevista para #AristeguiEnVivio

En octubre de 2017, la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) señaló al narcotraficante Caro Quintero, “El Príncipe”, como uno de los actuales líderes del Cártel de Sinaloa. Apenas el pasado jueves, el FBI lo incluyó en la lista de “Los diez prófugos más buscados”, ofreciendo una recompensa de 20 millones de dólares. Sin embargo, él insiste en que “no volverá al narcotráfico nunca”.

“Yo no pertenezco a ningún cártel, así de fácil”, afirmó Rafael Caro Quintero en una entrevista exclusiva a la periodista Anabel Hernández en enero de este año, fue entonces cuando aseguró que “el gobierno mexicano sabe que [él] está diciendo la verdad”.

Al respecto, Héctor Berrellez cuestionó la veracidad de sus declaraciones al señalar que “existen muchas fuentes confiables que aseguran que Caro Quintero, (Ismael) ‘El Mayo’ Zambada están manejando el Cártel de Sinaloa“, pues dijo que “él sigue pagando para ejercer su libertad y para seguir pagando esos montos tan grandes, él tienen que seguir forzosamente en el negocio”. Incluso contó que hace un año, la Marina realizó un decomiso de cocaína, misma que estaba ligada a Caro.

El narcotraficante estuvo en prisión durante 28 añospor el homicidio de Enrique Camarena, agente de la DEA. No obstante, fue liberado en agosto de 2013, debido a un amparo otorgado por un Tribunal Federal.

De acuerdo con Berrellez, hay fuentes muy altas que aseguran que el gobierno mexicano liberó a Caro Quintero “para que él manejara la situación porque tenían que calmar a El Chapo, ya no aguantaban la violencia, era incontrolable y lo cambiaron por Caro. A él lo sacaron para siguiera manejando el Cártel pero ya sin tanta violencia como existía cuando estaba de mando El Chapo”.

Sin embargo, la salida de Caro Quintero en 2013 no dejó tranquilo al ex agente de la DEA, quien hizo pública la “estrategia corrupta que habían utilizado para soltarlo”.

“Siempre se ha dicho que a Camarena lo secuestraron y mataron por venganza por las pérdidas del rancho El Búfalo, los decomisos tan grandes que se hicieron ahí pero no es cierto eso, esa versión es falsa porque Camarena él no participó en eso“, dijo Héctor Berrellez, que además acuso que el secuestro se realizó por órdenes del gobierno de la Dirección Federal de Seguridad y por órdenes de la CIA porque creían que Camarena, “sabía de la colusión que había entre la CIA, la Dirección Federal de Seguridad y los narcos”.

De acuerdo con el exagente, la colusión a la que se referían era en relación a que la CIA estaba trabajando con los narcos “porque estaban solventando una guerra en Nicaragua, no autorizada por el Congreso de los Estados Unidos […] la Agencia quería apoyar a los contras pero el Congreso les negó solventarlos económicamente y militarmente, entonces ellos lo hicieron a escondidas”. Todos los entrenamientos se realizaban en el rancho El Búfalo, cerca de Veracruz, el cual era de Caro Quintero pero lo tenía con un prestanombres.

Camarena, al igual que en algún momento el periodista mexicano Manuel Buendía, estuvo cerca de aclarar que había nexos entre estos tres -CIA, Dirección Federal de Seguridad y narcos mexicanos-, por lo que mandaron a secuestrarlo pero “no era para matarlo sino que todo era una orden para interrogarlo”.

“Cuando lo estaban interrogando, a Caro Quintero y a los demás se les pasó la mano, lo golpearon demasiado”, narró Berrellez quien estuvo al frente de la Operación Leyenda, una misión de la DEA por aclarar la muerte de ‘Kiki’ Camarena.

Ernesto Fonseca, “Don Neto”, intervino e intentó salvar a Camarena; sin embargo, la gente de Caro no le permitió llevarlo al hospital como lo pidió Álvarez Marchain al revisarlo. “Según testigos de ese día, Fonseca le dio una bofetada a Caro y le dijo ‘tú vas a cargar con esto, esto no debió haber pasado‘”. Al siguiente día, Camarena murió.

Sin embargo, fue casualidad que ‘Kiki’ Cmarena diera con la relación entre el gobierno y los narcos. Todo se derivó de la Operación Padrino, fue ahí cuando la DEA logró rastrear las transacciones bancarias entre el narco y la CIA.

“Ahí entramos nosotros, era mucho el dinero que estaba entrando desde el narcotráfico de México y Colombia a las cuentas de la CIA“, fue entonces que Camarena supo que algo pasaba en el rancho El Búfalo.

Berrellez señaló que es doloroso saber que el gobierno de Estados Unidos “nos traicionó tanto a Camarena como a los agentes que nos arriesgamos la vida en balaceras con narcos. Ahora se niega y dicen que no tuvieron nada que ver en esto pero testigos que estuvieron ahí, han identificado que uno de los que interrogó a Camarena fue un elemento de la CIA muy conocido Ismael Félix Rodríguez”.

De acuerdo con los registros, entre los que interrogaron a Camarena estaban agentes de Investigaciones Políticas y Sociales y agentes de la Dirección Federal de Seguridad y fueron ellos los que realizaron grabaciones a las que posteriormente tuvo acceso la DEA.

“En ese interrogatorio le preguntaron a Camarena muchas cosas, como los nombres de los políticos que la DEA sabía que recibían dinero de los narcos, cuáles militares, le preguntaban de lo de Nicaragua. Las grabaciones no estaban completas, había muchos pedazos borrados e inclusive por accidente la CIA nos entregó la transcripción de una grabación que no nos dio y cuando se pidió la grabación de esa transcripción se negaron a darla por razones de seguridad nacional”.

Fue así como la DEA también supo que El Chapo participó en el ataque contra Camarena.

“Él tuvo mucho que ver con su muerte, él también lo golpeó y le escupió cuando estuvo detenido. Además, El Chapo, cuando se dio la orden de desenterrar su cuerpo para frenar la presión estadounidense, él estuvo entre los que fueron, los desenterraron y los entregaron elementos de la policía del estado para que los aventaran para Michoacán“.

Durante la entrevista, Héctor Berrellez, ex agente de la DEA, enfatizó en todo momento la relación tanto del gobierno estadounidense como del mexicano, con los narcotraficantes. Incluso dijo que hay funcionarios del gobierno mexicano que sirven como informantes del gobierno estadounidense, tal fue el caso de Manuel Bartlett Díaz.

Ante esto y sumado el incremento de inseguridad que existe en el país, el exagente señaló que “México se ve muy mal porque ¿qué es eso de que en el país haya más decapitaciones que en Iraq o Siria, el mundo ve a México como un país que no controla a sus narcos y es cierto porque como sabemos, en Estados Unidos, Donald Trump ya le dijo al presidente Enrique Peña Nieto que ‘sino puede con esos bad hombres, hazte a un lado, yo sí puedo con ellos‘”.

“Yo sé que no necesitan los recursos de Estados Unidos, yo sé que si México quisiera, tiene muy buenos elementos del Ejército y la Marina pero desafortunadamente existe la corrupción“.

“No hay que hacernos tontos, cómo es que no pueden ver a Caro Quintero. Los únicos que no ven a Caro Quintero son los policías y gobernantes presentes y ¿qué nos dice eso? que sigue muy grande la corrupción en México, si México quisiera ellos podrían acabar con los narcos”.

De acuerdo con los registros, entre los que interrogaron a Camarena estaban agentes de Investigaciones Políticas y Sociales y agentes de la Dirección Federal de Seguridad y fueron ellos los que realizaron grabaciones a las que posteriormente tuvo acceso la DEA.

“En ese interrogatorio le preguntaron a Camarena muchas cosas, como los nombres de los políticos que la DEA sabía que recibían dinero de los narcos, cuáles militares, le preguntaban de lo de Nicaragua. Las grabaciones no estaban completas, había muchos pedazos borrados e inclusive por accidente la CIA nos entregó la transcripción de una grabación que no nos dio y cuando se pidió la grabación de esa transcripción se negaron a darla por razones de seguridad nacional”.

Fue así como la DEA también supo que El Chapo participó en el ataque contra Camarena.

“Él tuvo mucho que ver con su muerte, él también lo golpeó y le escupió cuando estuvo detenido. Además, El Chapo, cuando se dio la orden de desenterrar su cuerpo para frenar la presión estadounidense, él estuvo entre los que fueron, los desenterraron y los entregaron elementos de la policía del estado para que los aventaran para Michoacán“.

Durante la entrevista, Héctor Berrellez, ex agente de la DEA, enfatizó en todo momento la relación tanto del gobierno estadounidense como del mexicano, con los narcotraficantes. Incluso dijo que hay funcionarios del gobierno mexicano que sirven como informantes del gobierno estadounidense, tal fue el caso de Manuel Bartlett Díaz.

Ante esto y sumado el incremento de inseguridad que existe en el país, el exagente señaló que “México se ve muy mal porque ¿qué es eso de que en el país haya más decapitaciones que en Iraq o Siria, el mundo ve a México como un país que no controla a sus narcos y es cierto porque como sabemos, en Estados Unidos, Donald Trump ya le dijo al presidente Enrique Peña Nieto que ‘sino puede con esos bad hombres, hazte a un lado, yo sí puedo con ellos‘”.

“Yo sé que no necesitan los recursos de Estados Unidos, yo sé que si México quisiera, tiene muy buenos elementos del Ejército y la Marina pero desafortunadamente existe la corrupción“.

“No hay que hacernos tontos, cómo es que no pueden ver a Caro Quintero. Los únicos que no ven a Caro Quintero son los policías y gobernantes presentes y ¿qué nos dice eso? que sigue muy grande la corrupción en México, si México quisiera ellos podrían acabar con los narcos”.