INTERNACIONAL

Estados Unidos, un país dividido

 

Desde el Capitolio, mientras mira lo que parecen ser cientos de miles de admiradores y espectadores, Trump planea usar su discurso inaugural para prometer que dedicará los próximos cuatro años a reconstruir la economía estadounidense, reafirmar el control de las fronteras y recuperar el respeto del mundo.

Trump no planea desperdiciar nada de tiempo después de pronunciar el juramento, de 35 palabras, que será administrado por el líder de la suprema corte, John Roberts Jr.

Prevé dedicarse a deshacer las políticas de su predecesor, Barack Obama, apenas horas después de tomar posesión. El nuevo presidente podría empezar a firmar órdenes ejecutivas que congelen regulaciones implementadas durante las últimas semanas del mandato de Obama y reviertan políticas en materia de salud, migración y otras áreas.

“¡Todo empieza hoy!”, escribió Trump en Twitter. “EL MOVIMIENTO CONTINÚA, EL TRABAJO EMPIEZA”.

Aunque Trump demostró su estilo combativo durante la transición, sus asesores dijeron que hará un llamado por unidad en la ceremonia.

“En su discurso inaugural, escucharán a un Donald Trump inspirador, aspiracional y visionario que nos pedirá tomar acciones audaces bastante rápido”, dijo a CBS News Kellyanne Conway, su próxima asesora en la Casa Blanca. “Eso es lo que hacen los empresarios”.

El hijo de Trump Donald Trump Jr. dijo que el nuevo presidente todavía estaba procesando la gravedad de su nuevo cargo, aunque no parezca ser el caso cuando está en público. “El proceso lo ha vuelto más humilde”, dijo a MSNBC. “Y, sabes, lo demuestre o no, es otra cosa”.

– PETER BAKER Y MICHAEL D. SHEAR 

Información adicional