GRUPOS “MÁS” Y “ZEUS”, LOS MÁS REPUDIADOS

Vivir en el Golfo

Por Rodolfo Herrera

     Es claro que para los ciudadanos del puerto de Veracruz existen dos empresas que operan con el descontento de la ciudadanía, una de ellas es la administradora del servicio de agua conocida como “Grupo Más” propiedad de Odebrecht y la otra, “Grupo Zeus” propietaria de los parquímetros.

 

     Aun sin perder la capacidad del asombro, los mexicanos nos enteramos que el ex director de Pemex Emilio Lozoya Thalmann recibió de la corrupta empresa Brasileña Odebrecht la cantidad de 10 millones de dólares, presuntamente para la campaña presidencial del ahora mandatario Enrique Peña Nieto.

     Para los veracruzanos, el golpe fue más que emocional al enterarnos de que dentro de los pactos que Emilio Lozoya hizo con el ahora detenido en Brasil Marcelo Odebrecht, estaban algunos contratos y servicios que vendrían a afectar la vida de los residentes de Veracruz y Boca del Río.

     Bajo el cobijo del ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, Odebrecht llegó a Veracruz para obtener de forma fácil y rápida la concesión del servicio y suministro de agua potable para la zona metropolitana, que en esos momentos abarcaba las ciudades de Veracruz, Boca del Río y Medellín.

     Odebrecht contó en todo momento con el apoyo incondicional del alcalde de Veracruz Ramón Poo Gil, quien fue el encargado de difundir las bondades de Odebrecht y tramitar la desaparición de la empresa.

     En ese inter, el ayuntamiento de Veracruz y los ediles del PRI, así como uno que otro panista y perredista, prefirieron beneficiar a la empresa decretando la desaparición del SAS, así como del propio sindicato, el cual fue disuelto y despojados los trabajadores vilmente de sus derechos gremiales.

    En el congreso local, los diputados al servicio del PRI, pero también uno que otro de oposición, aceptaron otorgarle todas las facilidades para que Odebrecht se encargara del suministro y cobro del servicio de agua potable,

     Para los residentes de la zona metropolitana y finalmente para los del puerto de Veracruz el cambio fue brutal, porque a partir de ese momento Grupo Más solo se encargó del cobro del suministro del agua, pero nunca para mejorar el servicio ni modernizar el sistema, tal y como lo había prometido su más fiel promotor, el alcalde de Veracruz.

     A partir de ese momento, el servicio de agua falló, se dieron los socavones, de terminaron las etapas del buen servicio y donde siempre hubo agua, ahora padecen la falta del suministro del vital líquido, en colonias y fraccionamientos.

     Por si fuera poco, Odebrecht o Grupo Más, que pal caso es lo mismo, solo son eficientes en el servicio del cobro de agua, porque el recibo llega siempre de manera puntual, acompañado de la carta-amenaza de un despacho de abogados que amenazan a los que se retrasan en el pago, con el corte del suministro si no pagan.

    A todo esto, los ciudadanos nos preguntamos ¿Qué le hicimos a las autoridades por las cuales votamos para merecer esta alta traición? ¿Por qué entregaron a corruptos extranjeros un servicio tan delicado? ¿Bajo qué argumento nos van a decir ahora que las cosas van a mejorar? Y como siempre, tanto de la empresa, como de los diputados que aprobaron esa barbaridad, como de los ediles del ayuntamiento de Veracruz que lo permitieron, solo hemos obtenido el silencio.

     Las condiciones están dadas para que el nuevo gobierno estatal, el nuevo congreso local y los nuevos alcaldes, tomen cartas en el asunto y terminen por echar a la empresa que tanto daño a causado a los Veracruzanos. ¿Lo harán? Ya veremos.

GRUPO ZEUS, HASTA LA MADRE

     En días pasados, nos enteramos en redes sociales que una joven supervisora de parquímetros había sido agredida a golpes en las calles de Mario Molina e Independencia en el puerto de Veracruz, lo cierto es que la joven fue recipiendaria de una buena madriza sin merecerlo, tan solo por representar en la calle a la empresa.

    Nosotros nos preguntamos ¿Y por qué ella? Si los verdaderos responsables de causar esa molestia a la ciudadanía fueron el ex alcalde panista Julen Rementería del Puerto quien fue el que los concesionó, así como el actual alcalde priista Ramón Poo Gil que ha sido el que los ha ayudado a expandirse por las calles, aumentando el número de parquímetros, atribuyéndose el derecho de entregar en concesión lo que es de los veracruzanos, la vía pública. Aquí la pregunta es ¿Cuándo van a informar cuánto se recibe por los parquímetros y en qué se han invertido? A ver esos regidores lambiscones cuándo le entregan cuentas a los ciudadanos.

Comentarios a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Información adicional