BABEL (Virgilio Mendoza)

(BABEL) Virgilio Mendoza

POLICÍAS Y LADRONES, parte 1.

Virgilio Mendoza/BABEL

El pasado 20 de agosto, Olga Sánchez-Cordero, Secretaria de Gobernación, reconoció ante medios de comunicación que el gobierno mantenía diálogo con “varios grupos” del crimen organizado, sin especificar con cuáles o cuántos. Sus declaraciones se hicieron virales al difundirse en redes sociales un video realizado por un reportero mientras era entrevistada. Esto causó un verdadero escándalo y representa una pista sobre la forma en la cual el gobierno de México está actuando respecto del problema de la inseguridad, tal vez, el más grave que hoy enfrenta.

 

En teoría, el gobierno no debería estar dialogando con criminales si no es para, de forma encubierta, preparar su aprehensión. Dudo que sea el caso. Si la intención es entablar negociaciones para pacificar una región, perdón, no es el ejército de un país buscando la paz con el enemigo en una guerra, ¿o sí?

 

La idea de “dialogar con grupos” significa que el gobierno reconoce al otro como su igual, como del mismo nivel, como alguien tan poderoso que es posible establecer términos y llegar a acuerdos. Suponiendo que efectivamente el gobierno esté hablando con grupos del crimen organizado, no debería sorprendernos. De hecho, en México es una práctica muy común. Lo curioso (y escandaloso) es que se acepte públicamente.

 

El Estado mexicano, desde que tengo memoria, ha sido torpe, ineficaz y mentiroso enfrentando al crimen. La corrupción, la burocracia y la incompetencia caracterizan al sistema de justicia a nivel local, estatal y federal. No importa que los gobiernos cambien, que los partidos alternen el poder y que cada vez haya más mecanismos de transparencia. Como un tumor maligno que nunca se va.

 

Sí, se resuelven algunos casos. Sí, hay culpables que son condenados y encerrados en prisión. Sí, los abogados, Ministerios Públicos y jueces tienen mucho trabajo todos los días. Pero eso, sólo de los delitos que son denunciados. Con más rapidez se resuelven si por milagro los medios de comunicación le dan importancia o si son encargados por gobernantes o poderosos. El porcentaje de denuncias que llegan a una conclusión es mínimo, y sin embargo el rezago en investigaciones, cumplir órdenes de aprehensión y dictar condenas es inmenso.

 

Si los policías e impartidores de justicia, cárceles y criminólogos no se dan abasto, ¿por qué gobiernos van y vienen, y nunca les dan los recursos o el presupuesto que requieren para, al menos, abatir el rezago, darles espacios y salarios dignos, además de la capacitación y los recursos físicos necesarios?

 

En las próximas entregas trataré de responder esta pregunta, planteando un panorama general del problema a nivel estatal y federal, explicando cómo el peor enemigo es y ha sido nuestros propios gobiernos y partidos políticos, y cuál es el reto que enfrenta el gobierno federal actual.

 

Pero no quiero acabar esta columna sin retomar lo de Sánchez-Cordero. Poco tiempo después de que sus declaraciones se difundieron, a través de un comunicado, el gobierno de México aclaró que el video estaba editado y que el diálogo es con grupos de autodefensas, no del crimen organizado. Recordemos que las autodefensas son, en principio, civiles que hartos de sufrir las vejaciones criminales y de no recibir ayuda del gobierno, toman las armas y enfrentan ellos mismos a los delincuentes. Escribo lo de “en principio” porque lo que suele pasar es que se convierten en grupos paramilitares que también delinquen y controlan regiones a través de la fuerza de la violencia. O sea, también son malos.

 

La torpeza de la Secretaria de Gobernación no sólo nos da una pista de que el gobierno está prefiriendo pactar en vez de combatir. También representa el nivel de profesionalismo de quien está, supuestamente, segunda al mando después del presidente. Algo que a todos nos debería tener preocupados.

VIDRIOS ROTOS

BABEL

Virgilio Mendoza

El pasado viernes se suscitaron hechos de violencia durante la marcha feminista realizada en la Ciudad de México. El lunes anterior la situación había quedado tensa después de que otra protesta causara daños a la entrada del edificio sede de la Procuraduría General de Justicia. Incluso al Secretario de Seguridad Pública le lanzaron diamantina mientras era entrevistado en la calle.

Leer más...

RE-SENTIMIENTOS

13 de agosto de 2019

Recuerdo que hace años, comentaba con una amiga la noticia del día: Rosario Robles había ido a visitar a Carlos Ahumada en la cárcel (mayo de 2004), quien estaba siendo enjuiciado por aquel asunto de los videoescándalos, que en su momento fue un ataque político contra AMLO.

Leer más...